Soldado disipa cualquier duda en Minsk

Un hat trick de Soldado coronó una merecida victoria del Valencia en su visita al BATE Borisov en un encuentro en el que las fuerzas estuvieron parejas en la primera parte, pero en el que el conjunto de Pellegrino fue muy superior tras el descanso. El Valencia se mete con este triunfo en la pelea por la clasificación, coge moral, frena a un rival lanzado (ahora hay tres equipos con seis puntos) y muestra la solidez defensiva que le faltaba.

Al equipo valenciano únicamente le hizo falta ponerse por delante en el marcador para descentrar a su rival. Tuvo la fortuna de hacerlo en un claro penalti en el último suspiro de la primera mitad, pero en la segunda, cuando el BATE se vio obligado a llevar la iniciativa, los valencianistas no le dieron opción.

Y eso que iba a dar comienzo con un escenario distinto, con el BATE obligado a buscar el gol y con el Valencia forzado a defender mejor de como lo ha hecho en los últimos partidos y a demostrar su capacidad para resolver el encuentro con un segundo tanto.

Se puso, pues, donde más le convenía al Valencia, ya que el once local tuvo que atacar, lo que permitió que el equipo español encontrara espacios y los aprovechara, tal y como ocurrió con el 0-2, marcado de un gran remate de Soldado a pase de Guardado. Poco después, el Valencia tuvo tres ocasiones más ante un rival desorientado y al que le tocaba jugar como no le gusta y que no se acopló al nuevo escenario del partido, controlado por el Valencia. El tercer gol de Soldado, tras una gran combinación con Tino Costa, dejó sentenciado el encuentro con más de veinte minutos de juego por delante y, sobre todo, con una sensación de gran superioridad por parte del Valencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios