Solidez con el sello de Chaparro

  • El técnico ha cambiado por completo la imagen del equipo · La apuesta pasa por mejorar el juego combinativo

Comentarios 1

Si Héctor Cúper pedía que el Betis se acostumbrara a ganar, con Paco Chaparro el conjunto verdiblanco parece que por fin lo está consiguiendo. El técnico trianero le ha cambiado por completo la cara al equipo, desde la zona defensiva a la parte más adelantada, logrando resultados por encima de florituras. Precisamente, ése es el aspecto que se ha propuesto a mejorar, pues la principal carencia de este Betis viene marcada por la falta de combinación en su juego.

Pero Chaparro no sólo ha influido en una nueva disposición de los jugadores sobre el terreno de juego o en la variación de algunos en sus puestos, sino que también ha revolucionado el perfil anímico de la plantilla. Frases de Pat Riley o Guardiola, las canciones del Dúo Dinámico o de Chambao, pulseras con mensajes motivadores, algunas proyecciones específicas... El manual de motivación de Chaparro parece no tener fin y hasta en eso se ha impuesto su sello personal.

Siete puntos sobre nueve posibles y una eliminatoria de Copa conseguida con solvencia son las credenciales de Chaparro al frente del Betis. Si hace apenas un mes el equipo bético aparecía hundido en la clasificación , ahora las sensaciones son bien distintas, a pesar de que aún no ha logrado abandonar los puestos de descenso. El estilo de Chaparro se impone en un Betis que sí sabe siempre a lo que juega.

sin balón

Una de las principales virtudes del juego bético en el último mes ha estado precisamente en la agresividad que ha impuesto a la hora de recuperar la pelota. Una línea defensiva más adelantada junto al trivote del mediocampo han dotado al equipo de mayor solidez. Las líneas están ahora mucho más juntas que en tiempos de Cúper, lo que repercute en una mejoría del rendimiento defensivo, pues las ayudas se han convertido en una constante. Además, la presión comienza desde el delantero para intentar frenar la salida de balón del contrario. Cuando el marcador se ha puesto a favor, Chaparro no ha dudado en replegar las líneas, incluso colocando cinco defensas, como hiciera ante el Villarreal o el Valladolid.

con balón

El propio entrenador bético reconoce que el aspecto a mejorar por parte de sus jugadores se centra en la elaboración del juego, donde al Betis le cuesta combinar. Chaparro está intentando aprovechar la velocidad por las bandas, ya sea con Mark González o José Mari, además de que en ataque también aprovecha las cualidades de Xisco. La irrupción de Capi en el once ha significado la búsqueda de un asistente, algo de lo que carece la plantilla bética. La irrupción de Pavone en el equipo provoca un cambio en la tipología del juego, ya que el argentino es un delantero de área que necesita de pasadores, pero carece de la velocidad de sus compañeros para partir desde las zonas más atrasadas.

lo mejor

La capacidad de trabajo y el orden en todas las líneas que se ha impuesto con el nuevo entrenador. Todos los jugadores conocen a la perfección sus roles en el terreno de juego y se intentan aprovechar las virtudes de cada uno. Algo tan lógico, pero que no aparecía en el manual de estilo bético.

lo peor

La falta de calidad para combinar el juego en el mediocampo, lo que repercute a que en ocasiones el equipo desarrolle su juego con algo de lentitud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios