Soluciones ante las adversidades

  • La anomalía congénita de corazón detectada a Maduro abre un nuevo panorama en la medular.

Comentarios 3

El anuncio de la baja preventiva de Maduro transforma el día a día del Sevilla en su concentración en Costa Ballena para dilucidar en qué condiciones estará el equipo de cara al inicio de la Liga.

El jugador holandés, llegado como una de las bazas para mejorar el rendimiento del centro del campo sevillista, tendrá que esperar a las próximas pruebas para saber el alcance de esa anomalía congénita en el corazón. El propio jugador se pronunciaba ayer en un medio holandés sobre la sorprendente noticia: "Sólo sé que no es una amenaza para mi vida. No es una arritmia cardiaca, sino una anomalía congénita. Al final de semana sabré más al respecto. Ahora me toca esperar".

Mientras, Míchel se queda sin una de las piezas que llegaron tras pedir más número de efectivos en el centro del campo. La llegada de Kondogbia sirve para paliar cualquier contratiempo, ya que no se antoja probable que ahora se produzca alguna salida. También aparece con más fuerza el nombre de Steven Nzonzi, jugador del Blackburn Rovers que podría llegar como cedido al club hispalense para reforzar la zona de recuperación del centro del campo. El club inglés pretendía vender al futbolista tras su mala relación con el técnico Steve Kean, pero ningún club estaba dispuesto a llegar a una cifra cercana a los 12 millones de euros. 

El técnico sigue teniendo variantes para apagar fuegos en la zona media. Maduro era junto a Medel el arma destructiva para Míchel, que deberá improvisar con futbolistas de gran polivalencia o cambiando su dibujo táctico. Trochowski y Rakitic pueden desenvolverse en varias posiciones, aunque el recién llegado Kondogbia es posiblemente el arma más camaleónica para el técnico sevillista, que sabe que sus condiciones físicas pueden llevarle a dar un buen rendimiento en varios contextos.

También hay dos futbolistas que tendrán que asumir papeles protagonistas en los próximos encuentros amistosos si pretenden tener opciones de contar para Míchel. Son los casos de Campaña y Javi Hervás. El primero, que parecía tener opciones de irse cedido, ha ganado papeletas tras su buen Europeo sub 19, mientras que el segundo puede ser una vía polivalente para buscar la creación.

Los entrenamientos físicos de Míchel no destapan dudas. Su petición de medios ha sufrido el contratiempo del problema de Maduro, aunque sus miras al mercado seguirán centradas en buscar refuerzos defensivos.

"El técnico nos pidió tener un número amplio de jugadores en el centro del campo", aseguraba Monchi. Parece que en este sentido la ausencia de Maduro complicará esas intenciones de Míchel, aunque abra oportunidades a vías que parecían secundarias hasta ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios