Spitz cree en un Phelps duradero

  • La leyenda de la natación confía en el brillo del ganador de ocho oros en Pekín.

Mark Spitz, leyenda de la natación, confía en Michael Phelps, el hombre al que muchos consideran su sucesor. La leyenda de Múnich 72 cree que a Phelps le va a ir bien en Londres 2012 y no piensa que vayan a ser sus últimos Juegos Olímpicos. "Phelps sería el hombre a batir", dijo Spitz, que le restó peso al duelo de Phelps con Ryan Lochte en Londres. "Eso es para la televisión", señaló. "No soy de apostar, pero si tuviera que hacerlo yo apostaría por Michael Phelps".

El legendario ex nadador ganó siete oros en Múnich 1972, una hazaña sólo superada cuando Phelps logró ocho en Pekín 2008 que se sumaron a los seis que obtuvo en Atenas 2004. Pero no hay envidias. "Aunque hubiera ido a Pekín y hubiera ganado seis medallas de oro, no ocho, todavía sería sin ninguna duda el nadador olímpico más destacado, por la cantidad de medallas que ha logrado y por el número de oros", apuntó Spitz.

La leyenda olímpica describe a Lochte como una "dama de honor" de Phelps, pero le da crédito, a él y a "otros Ryan Lochtes", por haber hecho de Phelps "el gran nadador que es" mientras que añade que "si no hubiera grandes deportistas empujando a alguien como Michael Phelps, estaría nadando sólo para exhibirse".

La prueba de 200 metros estilos, en la que Phelps peleará con el dueño del récord del mundo, Lochte, le genera especial interés. Sin embargo, Spitz cree que la clave de la competición olímpica de natación no va a estar ahí. "La carrera que creo que va a ser la realmente interesante es la primera de los Juegos Olímpicos en la competición de hombres, que es el 400 metros estilos", apuntó. "Phelps va a estar fresco, Lochte va a estar fresco, y desde ahí se va a desencadenar todo un efecto dominó para lo que suceda con esos dos hombres. Si gana Lochte, entonces Lochte va a ganar muchas medallas de oro. Si gana Phelps, entonces Phelps va a ganar muchas medallas de oro".

Phelps ya dejó claro que tiene previsto retirarse de la natación después de Londres 2012, pero Spitz no termina de creerle. "Sólo tiene 27 años, y sigue teniendo mucha capacidad física. Así que incluso a los 31, en los Juegos Olímpicos que se celebrarán en Rio en 2016, no descartaría que se mantenga en activo; pero básicamente se quita presión si dice que no está haciendo nada", dijo Spitz, que no ve a Phelps yendo a la universidad, por ejemplo, y habla por experiencia cuando dice que los acuerdos con empresas y otras oportunidades de negocio de un atleta de élite "no duran para siempre". Spitz se retiró con 22 años, pero las circunstancias eran diferentes: "No podías ganar un centavo, y yo necesitaba pagar mis estudios de dentista. Tuve que aceptar un par de las enormes ofertas de dinero que tuve".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios