sevilla f.c.

Susto y baja en Manchester

  • Maresca se reventó los oídos en el viaje a Valencia, tuvo que volver en autobús junto a De Sanctis y no podrá asistir a la entrega de la Copa de la UEFA · Daniel ocupará su puesto al lado de Palop y Del Nido

Comentarios 5

Pocas cosas negativas se pueden extraer del regreso del Sevilla de tierras valencianas, aunque el susto se apoderara en algún momento de la expedición en el viaje de ida. La situación no es grave, pero en algunos instantes los nervios y cierta preocupación surgieron en el interior del avión el pasado viernes cuando el italiano Enzo Maresca casi se desplomaba en su asiento en pleno vuelo. El centrocampista no llegó a perder la conciencia, pero sufrió un episodio desagradabilísimo al reventársele los oídos a consecuencia de la despresurización del avión. Rápidamente, el doctor Adolfo Muñoz se sentó a su lado y el futbolista se fue tranquilizando, no sin aguantar un insoportable dolor de cabeza y, sobre todo, en los tímpanos casi hasta el aterrizaje en el aeropuerto de Manises.

Aún hay que hacer un estudio para comprobar si Maresca tiene alguna perforación en la membranana timpánica, pero la primera consecuencia fue que el italiano no pudo volver con el resto de sus compañeros y que hoy tampoco podrá viajar a la ciudad de Manchester, donde estaba invitado junto a Andrés Palop al acto de entrega de la Copa de la UEFA al alcalde de la localidad en que se celebrará la próxima final de este torneo que el Sevilla ha alzado dos años consecutivamente. El ex jugador de la Juventus, de momento, no puede subirse a un avión, ya que los cambios de presión le causarían más problemas y, en caso de que tuviera rotos los tímpanos, retrasaría notablemente la cicatrización y podría incluso estar expuesto a infecciones. Será Daniel Alves el que ocupe el puesto del italiano, quien iba a acudir a la cita en el Reino Unido en calidad de mejor jugador de la final de la edición de 2006 (Eindhoven), mientras Palop lo fue de la de 2007. Daniel fue elegido hace dos años mejor futbolista de la competición. Ambos, el lateral y el portero, viajarán hoy junto a José María del Nido y Pepe Castro para entregar la Copa, que ha estado expuesta en el museo del club el pasado fin de semana por última vez.

Maresca tuvo que regresar a Sevilla por carretera, concretamente en el autobús del equipo, que viaja para cada desplazamiento con objeto de lucir la imagen corportativa del club y porque el interior está habilitado expresamente para la comodidad de los futbolistas. El italiano tuvo la compañía en este largo trayecto desde Valencia a Sevilla de su compatriota Morgan de Sanctis. Ambos no llegaron hasta ayer a Sevilla, ya que además el chófer del autobús tenía que cumplir con las horas de descanso reglamentarias.

En principio este contratiempo, más molesto y muy doloroso que otra cosa, no debe impedirle estar disponible el sábado ante el Atlético de Madrid porque de hecho Maresca fue inscrito en el acta y estaba en el banquillo, pero habrá que esperar y ver su evolución. El motivo ha podido estar en que Maresca se subió al avión con un pequeño catarro, lo que hace que, debido a la congestión nasal, obstruya las vías respiratorias a causa de la presión afectando al oído medio. A primera instancia no es grave porque además al futbolista no llegó a sangrarle los oídos, síntoma revelador de que ha habido perforación del tímpano, pero la situación asustó a más de uno que había vivido el desvanecimiento de Puerta previo a su fatal desenlace. Maresca se retorcía de dolor en su asiento y, aunque el doctor Muñoz aseguraba que no había perdido el conocimiento, sí lo pasó verdaderamente mal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios