Temor a la confianza de jugar en casa

  • El derbi queda aparcado ante la cita con el Athletic, que Emery trabaja con intensidad. "Las rachas no ganan partidos", advierte Beto sobre la fiabilidad casera.

Comentarios 3

Unai Emery sigue aferrado a la posibilidad de clasificar al Sevilla para la Liga Europa pese a la dificultad del empeño por la debilidad como foráneo del equipo. Para ello se agarra con fuerza a la fiabilidad casera de un Sevilla que, desde su llegada, ha acentuado su poderío en el Sánchez-Pizjuán, donde únicamente se ha llevado la frustración de caer eliminado en las semifinales de la Copa del Rey frente al Atlético, con aquel decepcionante 2-2. Su equipo ha actuado ante los aficionados sevillistas en siete ocasiones, incluyendo dos citas coperas, y ha ganado seis de ellas además del referido empate. Pero en el fútbol salta la sorpresa cuando menos se espera y en el vestuario se ha instalado la cautela ante la posibilidad de que esa fiabilidad se convierta en perniciosa confianza, sobre todo por estar el derbi en ciernes.

Para evitar que esa buena racha de cinco victorias consecutivas en Liga desde la llegada de Emery (Granada, Rayo, Deportivo, Celta y Zaragoza), además de otro triunfo copero ante el Zaragoza, Emery está concienciando a los suyos de que el encuentro del próximo lunes tiene máxima prioridad. Hablar del derbi ha quedado prácticamente prohibido en el vestuario sevillista, por el peligro de distracción que puede implicar un partido que llega apenas cuatro días después de la cita con el Athletic.

Este jueves, Emery dirigió una sesión intensísima, dividida en dos grupos de trabajo. Ni la constante lluvia caída en la mañana de este miércoles en la ciudad deportiva impidió al guipuzcoano seguir dirigiendo y dando órdenes a los suyos hasta cerca de la una de la tarde, con la premisa de la intensidad, la concentración y la disciplina a la hora de seguir sus instrucciones.

Uno de los hombres que más peso ha cogido en el vestuario sevillista, el meta Beto, se refirió a estas circunstancias. Si Medel habló para un medio de Chile sobre la importancia de ganar el derbi, el portugués desechó la opción de referirse al partido del viernes de preferia: "Contra el Bilbao yo quiero ganar, para el Betis quedan dos semanas. Está el Bilbao antes, yo sólo puedo hablar del próximo partido… Después si ganamos, y vamos a ganar seguro, pensaremos en el Betis. Sé que para la gente es un partido muy importante, yo como sevillista claro que sí, que quiero ganar ese partido, pero antes tenemos al Bilbao, y eso es lo más importante".

Aparcado el derbi, Beto insistió en la otra idea que quiere meter Emery en la cabeza de sus jugadores. La magnífica racha casera del Sevilla se puede convertir en un arma de doble filo si a la confianza lógica de verser arropado por su afición y por las estadísticas se le une la distracción del derbi. Por ello, el meta portugués puso los puntos sobre las íes en esto del fútbol: "Para ganar al Bilbao tenemos que jugar bien, seguir nuestro proceso, porque nadie gana antes de jugar los partidos. Las estadísticas no ganan partidos, tenemos que ser muy profesionales, trabajar mucho para ganar al Bilbao, porque tiene un buen equipo".

El Sevilla tiene el respaldo de los buenos resultados en el Sánchez-Pizjuán, pero también ha recibido el mensaje de su técnico de que el Athletic es un contrincante peligroso que ya ha dado problemas a muchos equipos pese a su situación en la tabla.

No sólo en mensajes y en declaraciones se quedan las intenciones de Emery y sus jugadores. La intensidad de la sesión, con trabajo físico, táctico y distintos partidillos bajo el aguacero, ilustra sobre lo serio que se está tomando Emery la cita del lunes. El guipuzcoano trabajó específicamente con la defensa, en la coordinación de la presión, en la posesión del balón y en la verticalidad para llegar a puerta durante los varios partidillos que dirigió. No quiere dejar nada en el aire, porque, mientras el entorno da por ganados los partidos de casa, él es consciente de que el fútbol es traicionero si no se respetan sus pautas y sus leyes.

Esa idea también la comparte Beto, quien, aún reconociendo el "optimismo" al que está obligada la plantilla para mirar a Europa, el "realismo" se impone. "Las cuentas del vestuario son pensar partido a partido, no si ganamos cinco, empatamos dos… No, pensar tres puntos a tres puntos, pensar partido a partido, ganar partido a partido, ése es el pensamiento de los jugadores y entrenadores, del vestuario". Y el próximo es el lunes, ante el Athletic Club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios