Turf l Décima jornada de la temporada de invierno en Dos Hermanas

Temor a numerosas bajas por un virus

  • Ayer murió en La Zarzuela un caballo por rinoneumonitis y se prohibió la salida de 19 ejemplares que iban a correr mañana

Comentarios 0

La noticia, inesperada y tremendamente inorportuna, saltaba en la tarde de ayer en Madrid: un potro de dos años estabulado en el hipódromo de La Zarzuela, Vadarchi, el purasangre más prometedor de la cuadra que lleva su mismo nombre y por el que sus propietarios habían pagado la considerable cantidad de 70.000 euros a Felipe Hinojosa, fallecía presuntamente por rinoneumonitis, un virus muy fuerte y muy contagioso. Al tratarse de un solo caso, quedaba descartada, en principio, la posibilidad de que se tratara de una epidemia.

En cuanto tuvo constancia de esta muerte, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid decretó una cuarentena cautelar en el recinto hípico de la cuesta de Las Perdices, impidiendo, de esta forma, tanto la entrada como la salida de ningún ejemplar hasta que al mediodía de hoy se dé a conocer el resultado de la autopsia que se le realizó. En caso de que se confirme que la muerte de Vadarchi se debió a esta afección -lo contrario sería una sorpresa-, la circulación de ejemplares podría quedar bloqueada durante varios días, por lo que los caballos residentes en La Zarzuela e inscritos para alguna de las cinco carreras programadas para la jornada de mañana en el hipódromo Javier Piñar Hafner no podrían comparecer en Dos Hermanas. Ayer, algún que otro preparador estaba dispuesto a emprender su viaje hasta Sevilla, basándose en que, en otras ocasiones pasadas, no se había prohibido la salida de los caballos, aunque la autoridad competente le denegó el permiso.

Independientemente del resultado de la autopsia, Sevilla Turf, entidad organizadora del meeting nazareno, aseguró ayer que la jornada, la décima de la presente temporada invernal, se celebrará como estaba previsto, aunque en ella sólo pudieran participar 28 de los 47 purasangres inicialmente previstos, que son los que no están estabulados en Madrid, sino que entrenan a diario en Mijas y en el propio recinto de Dos Hermanas.

Se trata, sin duda, de un contratiempo importante para la presente temporada, ya que, en caso de alargarse esta cuarentena, no sólo quedaría mermada la reunión de mañana, sino que también podrían verse afectadas las dos siguientes y restantes, ya que un porcentaje muy alto de la cabaña nacional se concentra en las cuadras de La Zarzuela.

Especialmente dañinas son las consecuencias de este caso para el Gran Premio de Fondo de la temporada (2.400 metros con 12.000 euros al vencedor), patrocinado por la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, y que es la carrera principal de la jornada de mañana. Estaba llamada a ser una gran prueba -todavía puede serlo si se permite la salida de caballos del hipódromo madrileño y si los preparadores consideran oportuno tal desplazamiento a última hora-, ya que al esperado reencuentro de Trouble Fete, Artium, Blackberry Boy y Buxo tras medirse en el polémico Gran Premio Excelentísimo Ayuntamiento de Dos Hermanas, se había unido en el lote de siete participantes Barahir. Todos ellos, salvo Blackberry Boy, se encuentran en Madrid, por lo que sólo éste podría correr, teniendo como único adversario a Challis, que, al igual que el caballo de Peter Haley para la cuadra Mijas Amigos, está en Mijas.

Sería una carrera con sólo dos caballos, lo que no quiere decir que no pueda ser tan emocionante y disputada como cualquier otra con más alineados. Hasta que no se haga público el resultado de la autopsia, nada es seguro, aunque está claro que la suerte no está esta temporada del lado del hipódromo de Dos Hermanas.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios