Manuel Rubia, director deportivo del Unicaja

"Tener animadversión hacia Sevilla o Granada es una gilipollez"

  • El directivo malagueño realza el equilibrio del plantel cajista y ve al equipo de Plaza en la Copa del Rey · Tras 22 campañas como delegado, hace año y medio dio el salto a los despachos.

Comentarios 5

Manolo Rubia es una institución en Málaga. Se estrenó con el Caja de Ronda de Mario Pesquera como delegado para seguir haciendo esa labor en el Unicaja; en total, 22 años. También estuvo una pila de veranos haciendo ese trabajo en la selección española hasta que colgó las botas. Entonces le propusieron ser director deportivo del equipo de sus amores y se metió de lleno en el mundo de las negociaciones, los vídeos, los viajes para seguir jugadores... Tuvo un comienzo malo al no entrar el equipo en la Copa y tener que destituir a Aíto García Reneses. Hoy vive una época más feliz y el Día de los Inocentes estará aquí para enfrentarse al Cajasol en San Pablo.

-¿Por qué asumió el reto de convertirse en director deportivo?

-Ni me lo esperaba. Me nombraron el 14 de junio y el 16 me iba tres semanas con mi mujer y mis hijas de vacaciones a Italia. La directiva me dijo que pospusiera el viaje y fue una gran sorpresa. También desagradable porque mi nombramiento conllevaba que Juanma Rodríguez se quedara fuera. Pero era un reto que tenía que asumir.

-¿Se arrepiente?

-Mi mujer se arrepiente. Son muchas horas de disponibilidad para el club, como debe ser, vaya. Incluso en casa ves partidos, hablas continuamente por teléfono, viajas mucho. Lo das todo por la entidad.

-Al poco se llevó el primer bofetón al quedar fuera de la Copa. ¿Le llovieron los palos?

-Nadie puede decir nada de un técnico como Aíto García Reneses. Ha sido y es un gran entrenador. Fue un año muy duro. Hubo negociaciones con jugadores que queríamos cortar y encima pasó lo de Aíto, no nos clasificamos para la Copa... Un equipo como el Unicaja no debe estar por debajo del quinto. La afición no lo entendía, ni la directiva, ni nadie. Había que dar un vuelco, cambiar la plantilla y asumir un bajón en el presupuesto. Ahora hemos acertado, aun siendo doloroso prescindir de Jiménez. Atinamos con Zoric, Darden, Valters, Rowland... Gente joven. Hemos llegado a las Navidades en el Top 16 y terceros en la Liga.

-Da la sensación de que Aíto nunca tuvo feeling con Málaga...

-El primer año sí. Luego no había comunión. Teníamos buena relación, pero todo se torció; mejor pasar página. La etapa de técnicos de ese corte en este club ha pasado. Queremos entrenadores a los que puedes acceder, que no sean inaccesibles.

-Luego se enderezó el rumbo y entraron en el play off. ¿Se ganó Chus Mateo seguir en el cargo?

-Fue una apuesta personal. Lo conocía de sus etapas anteriores como ayudante. Tuvo una larga experiencia con Scariolo, con quien se aprende día a día. Era la persona idónea para retomar la senda de las victorias, un entrenador más normal y con una buenísima relación con Cañete y Aurioles, los otros integrantes del cuerpo técnico. La gente tenía dudas, pero ha salido bien y todo ha cambiado.

-Le llegaron decenas de propuestas de técnicos, incluso de Joan Plaza...

-Todos decían que seguir con Chus era un riesgo, que no llegaría a diciembre. Hay que ser normales, tirar de entrenadores jóvenes, como hizo el Barça con Pascual, y tener mucha paciencia para que estén varias temporadas. De Plaza me han hablado muy bien. Los entrenadores son todos muy especiales, pero él está haciendo un gran trabajo. La plantilla del Caja es de las mejores de los últimos años, muy compensada. Plaza tiene experiencia y éxito por donde ha pasado.

-¿Mira más el euro el Unicaja ahora que antes?

-Lo ha mirado siempre, aunque las épocas son diferentes. Esta entidad ha sido muy controladora, desde que da el primer paso con Maljkovic para ser un grande. ¿Quién no es consciente de lo que está pasando en nuestro país? Es normal bajar el presupuesto y seguir aspirando a todo con menos dinero.

-¿A qué aspiran en el Top 16?

-A ver quién toca en el sorteo, queremos estar en el Top 8 de la Euroliga, jugar la Copa y llegar a las semifinales de Liga. Sería la hostia.

-Con pie y medio en la Copa, esta temporada va rodada. ¿Claves?

-Muchas veces tienes cuatro estrellas y no se combinan. Mantener a Peric, a quien por circunstancias hemos tenido que dar minutos, ha sido un acierto. Él, Zoric, Darden y Valters tienen una energía espectacular, compiten al máximo y han hecho piña. También las victorias te lo dan todo.

-Sinanovic da un gran resultado aunque haya bajado algo el tono.

-Hay que ser muy pacientes con él. Los tíos de 2,22 lo pasan mal con pívots pequeños. Si aspiramos al Top 8, hay que tener especialistas como él contra rivales como Madrid, Barcelona, CSKA...

-¿Ve a Freeland en otro equipo europeo o en la NBA en breve?

-Espero que no. Tiene dos años más y vamos a intentar revisar su contrato para que esté más a gusto aún. Ha pasado una mala racha porque no descansó en verano, pero es un chico espectacular.

-¿Qué papel desempeñan dos veteranos como Garbajosa y Berni?

-Son fundamentales, importantísimos. Cuando hay problemas en el vestuario son capaces de coger a uno que se desmadre. Y aportan en la cancha. Me gustaría que lo hicieran igual el año que viene porque significaría que han renovado.

-Malagueño y no tiene ningún problema con Sevilla.

-He tenido y tengo muy buenos amigos allí, empezando por Diego Soto, que estuvo de preparador físico. No tengo animadversión hacia Sevilla o Granada. Es una gilipollez. Tiene que haber rivalidades y espero que el Cajasol esté por debajo de nosotros pero lo más arriba posible. Me alegro de sus éxitos siempre porque es bueno para Andalucía. Los que me conocen saben que no lo digo de cara a la galería. Me fastidia que estén fichando tan bien. Paul Davis es un gran jugador, Satoransky evoluciona de maravilla, me sorprendió la incorporación de Tepic porque es la guinda del pastel, Urtasun, Calloway... Es un gran equipo, muy compensado.

-¿Lo ve en la Copa?

-Totalmente. Sería fantástico que estuviéramos los dos andaluces.

-¿Rubio no valía en Málaga?

-Sabes que Guille lo va a dar todo, te gusta tenerlo en el equipo y si está bien físicamente es una ayuda. Aquí no sé por qué no funcionó. La etapa que vivió en Málaga fue muy difícil. Es un tipo expecional.

-¿Echa de menos que haya más andaluces en la ACB?

-Que el Granada bajara me fastidió mucho. Puede desaparecer y es una pena. Cuando los temas políticos se mezclan con deporte, malo.

-Lo último, ¿qué y a quién añora de la selección?

-Todo. Mi familia lo pasaba mal, pero esos años fueron buenísimos. Lo pasé fenomenal y echo de menos la competición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios