Tiger mantiene el toque

  • El californiano acaba con +1 y Jiménez va de más a menos

En Torrey Pines, el campo de San Diego donde se celebra el US Open -segundo Grand Slam de la temporada-, volvía Tiger Woods después de que parara y fuera operado de la rodilla tras el primer Major, el Masters. El californiano mantiene el toque. Empezó con un doble bogey en el 1, pero completó un -1 en los otros 17 para concluir su primera tarjeta del torneo con uno por encima del par. No está entre los primeros, pero al cierre de esta edición tampoco estaba alejado de la cabeza, puesto que disfrutaba el estadounidense Justin Hicks con -3.

Jugaba Tiger en el partido estelar de la jornada, junto a Phil Mickelson y Adam Scott. El zurdo, gran favorito junto a Woods, mejoró progresivamente con el paso de los hoyos para terminar al par del campo con un birdie final, mientras que el australiano anduvo algo peor para finalizar con dos sobre el par.

Con muchísimos jugadores por acabar la primera jornada, menos de una decena de golfistas estaban por debajo del par. Además del líder Hicks, había cuatro a un solo golpe del liderato: los estadounidenses Mediate, Axley y Streelman, además del australiano Appleby.

Con -1 llegaron a la casa club el estadounidense Fowler, el sueco Karlssom y el inglés Westwood, un magnífico resultado para aspirar a perseguir al líder Hicks en la segunda jornada de hoy.

De los españoles en liza, había terminado Miguel Ángel Jiménez. Fue de más a menos, con un solo bogey en la primera vuelta, pero un doblebogey y otro bogey más en la segunda que lo situó con +5 en el 17. En el último hizo su único birdie para +4 y seguir con opciones de salvar el corte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios