Torrecilla ya está al mando

  • El salmantino perfila su equipo de trabajo, en el que tendrán cabida los técnicos de la casa además de al menos dos incorporaciones. El Celta le pidió que no tocase a Berizzo, quien ayer anunció su continuidad.

La hoja de ruta de Ángel Haro está marcada desde hace algún tiempo, aunque diversas circunstancias han ido retrasando los anuncios oficiales. Así, Miguel Montes Torrecilla ya está al mando de la planificación del Betis, pese a que la puesta en escena será la próxima semana, cuando se le dé oficialidad a su contratación por tres temporadas, que ya quedó comprometida hace escasas fechas. Eso sí, tanto el Betis, que aparcó todos los asuntos deportivos hasta después del derbi, como el propio Torrecilla, a quien el Celta le pidió que respetase los tiempos de la renovación de Eduardo Berizzo, han guardado mutismo absoluto.

Torrecilla era el preferido para los dirigentes béticos, que apostaron fuerte en su contratación para vencer las reticencias iniciales de éste, además de superar, y no sólo en términos económicos, la propuesta de renovación que le realizó el Celta.

Con Torrecilla ya al mando, su primera tarea será definir el equipo de colaboradores con los que trabajará en Heliópolis. Con la lógica salida de todo el grupo de Eduardo Maciá, el salmantino sí contará, en principio, con el resto de integrantes de la secretaría técnica -Juan José Cañas, Jaime Quesada, Tino Luis Cabrera y Pedro Morillas-, con los que dialogará una vez llegue a la capital andaluza para delimitar sus respectivas áreas de trabajo. Ya en el Celta, Torrecilla tuvo dentro de su equipo de trabajo a ex jugadores como Ratkovic, Oubiña o Mario Bermejo, que realizaban informes para la captación de jugadores. De igual forma, tanto Torrecilla como el club deberán definir el trabajo de Alexis Trujillo, quien en los últimos tiempos ha compaginado su labor en la secretaría técnica con la de ayudante de Juan Merino.

Además, el salmantino incorporará a la secretaría técnica al menos a dos personas de su confianza, entre las que se contará su hermano Juan Antonio, quien también ha venido trabajando en el Celta y que recalará de inmediato.

La primera gran decisión de Torrecilla será la del próximo entrenador. "Será muy consensuada. Es el director deportivo quien más tiene que decidir en este asunto. Su opinión es crucial, el entrenador será alguien que sea capaz de implementar el proyecto que el director deportivo tenga en su cabeza", manifestó el lunes el presidente, Ángel Haro, quien ya ha venido manteniendo contactos con Torrecilla sobre este asunto en las últimas semanas.

Con la segura salida de Juan Merino del primer equipo, el club ya ha mantenido contactos con Juande Ramos, quien dejó una puerta abierta para hacerse cargo de un proyecto desde el inicio. Eso sí, la negociación con el de Pedro Muñoz no es sencilla, de ahí que en el club se manejen otras alternativas. Una de ellas es la de Quique Setién, una vieja aspiración tanto para el Betis como para el propio Torrecilla, aunque su compromiso con la Unión Deportivas Las Palmas lo lleva a anteponer el diálogo con el club canario. "Hay un porcentaje altísimo de que me quede en la Unión Deportiva Las Palmas, me encuentro muy contento y quizá este resultado pueda precipitar las cosas", comentó el propio Setién hace unos días tras imponerse al Espanyol, a la espera de una conversación con el presidente del club canario para perfilar algunos detalles que decantarían su continuidad.

Además de estos dos nombres, el club verdiblanco también barajó en un primer momento la opción del argentino Eduardo Berizzo, siempre y cuando éste no hubiera alcanzado un acuerdo para su continuidad en el Celta. Y es que las buenas relaciones de Torrecilla con los dirigentes del equipo gallego provocaron que el Betis se mantuviera al margen de esa negociación, que ayer cristalizó en un acuerdo para su continuidad un año más.

Con estos frentes abiertos, Torrecilla también deberá profundizar en la renovación de una plantilla que este año ha tenido múltiples carencias, además de un coste elevadísimo para el rendimiento ofrecido finalmente. Eso sí, aunque el director deportivo comience a trabajar en este último asunto, las decisiones finales se producirán cuando acabe la temporada, ya que el objetivo de la entidad verdiblanca continúa siendo acabar lo más arriba posible, lo que tendrá su influencia en las cantidades a percibir del nuevo contrato televisivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios