baloncesto Cajasol

Urtasun, cuestión de horas o días

  • El contrato por el escolta será igualado esta semana mientras el club hace cálculos respecto a los otros refuerzos.

Comentarios 5

Paciencia. Txemi Urtasun jugará dos temporadas más en el Cajasol una vez que el club deposite el mismo dinero de la oferta que le realizó el Unicaja y que consta en la ACB desde el pasado viernes, pero habrá que esperar unas horas, o tal vez días, para que este culebrón de julio llegue a su fin. No toca otra, ya que la entidad hispalense dispone hasta el lunes para equiparar la propuesta malagueña. Hay que tener calma porque el club de San Pablo se juega mucho con esta apuesta.

Esta operación no sólo conlleva la permanencia de Urtasun aquí, sino que habría que reconsiderar el dinero destinado para los demás refuerzos que tienen que llegar. Hay menos presupuesto y el euro se mira con más mimo. Las cantidades por este par de años para el escolta son asumibles siempre que se reduzcan las cantidades para el interior, el alero y el base que tienen aún que llegar. Por eso echan humo las calculadoras desde que se hizo oficial el contrato que el Unicaja ponía encima de la mesa para firmar al jugador.

Obviamente, no está únicamente Juan Llaneza, director deportivo cajista, con este asunto pendiente, sino con los otros tres, además de la organización de la pretemporada. Es éste el motivo por el que se dilatará más la renovación de Urtasun, pues están abiertos otros contactos con jugadores para las demás posiciones, tratando de que rebajen sus peticiones contractuales iniciales, para definitivamente dar luz verde a la renovación del pamplonés.

Desde el club se insistió ayer en que el consejo de administración, reunido en las oficinas del club, no trató este tema en el orden del día, que depende exclusivamente de las consideraciones de Juan Carlos Ollero, Leo Chaves y Juan Llaneza, amén de la opinión de Aíto García Reneses. El entrenador no sólo declaró en la rueda de prensa de bienvenida su deseo de atar a Urtasun y también a Calloway, sino que a los directivos de la entidad hispalense también les ha recalcado su intención de contar con ellos en la plantilla.

En cualquier caso, el escolta no tiene constancia por el momento de dónde jugará las dos próximas campañas, si será en Sevilla o en Málaga, pero sabe que la margarita se deshojará en breve y está tranquilo. Con Calloway el asunto parece más espinoso. No hay nadie que a falta de un día para que se presenten ofertas por jugadores que han sido incluidos en el tanteo haya apostado firmemente por el base con pasaporte búlgaro. Si no la hubiera, los derechos del base en España serían del Cajasol, que también juega con esa baza a la espera de saber qué decidan sus agentes. Sí puede marcharse de la ACB y firmar por un club extranjero que pague la considerable suma que está solicitando a varios equipos españoles, incluido obviamente el conjunto en el que ha militado las tres últimas temporadas.

En el club de Kansas City consideran que juegan con el tiempo a favor. Aunque cuenten con menos de una semana nada más para igualar la oferta por Urtasun, mientras están tratando otras negociaciones para ver si llegan a buen puerto con el navarro dentro de la planificación. Sólo el ofrecimiento de un mirlo blanco que cuente con el beneplácito de los responsables de la dirección deportiva podría hacer trastocar la idea en el último momento de que el escolta no siguiera residiendo en esta ciudad hasta, al menos, junio de 2014.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios