Vacío interior en Pucela

  • El conjunto vallisoletano, colista de la ACB y próximo visitante de San Pablo, no cuenta en sus filas con un 'cinco' puro y suele sufrir por dentro ante los pívots rivales.

Las rachas hay que cortarlas de raíz y cuanto antes mejor. Dos derrotas consecutivas, ante dos rivales batibles, han sembrado dudas en un Cajasol que ha dejado de defender como acostumbraba y se ha complicado el objetivo de la Copa del Rey cuando parecía que se alcanzaría sin problemas. No es que el pesimismo se haya adueñado de pronto del club, pero ganar este domingo (12:30) al Blancos de Rueda Valladolid se ha convertido en una obligación ante los últimos tropiezos y lo que viene después: visita al Valencia Básket y duelo regional en San Pablo frente al Unicaja.

El cuadro pucelano, que a principios de noviembre salió de la Ley Concursal, no lo está pasando bien en el campeonato. Es colista y parece que los rivales le han tomado la medida ante su falta de centímetros por dentro, un grave problema que jornada tras jornada se hace más evidente cuando enfrente tiene a un cinco dominante. Y Paul Davis es, hoy por hoy, uno de los pívots más decisivos del campeonato en la parcela ofensiva.

Casi en todos los partidos, algún interior contrario ha sido el más valorado ante el cuadro vallisoletano, cuyo techo está en los 2,07 metros de Herve Toure, un ala-pívot al que, sin embargo, le gusta salir al perímetro para marcarse algún triple (10/22 en el campeonato) y lo acusan de una indolencia defensiva de la que Davis (2,11 metros) o Triguero (2,12) deben sacar tajada como lo han hecho antes el resto de equipos, cuyos hombres altos mejoraron casi siempre sus promedios al medirse con el Blancos de Rueda.

Mal asunto sería si no es así, sobre todo echando un ojo a los antecedentes pucelanos, que esta semana confirmaron a Aloysius Anagonye (2,03 metros) como sustituto de Dalibor Bagaric. Completan el juego en la pintura el americano Kahiem Seawright (2,03) y Nacho Martín (2,05).

El conjunto de Luis Casimiro encadena tres derrotas consecutivas ante el Barcelona, Murcia (en casa) y Manresa. Erazem Lorbek y Ndong destrozaron a los castellanos sumando 37 puntos y 14 rebotes, aunque la superioridad de los pívots azulgrana es patente ante muchos otros rivales. En la derrota con los murcianos el agujero interior fue más patente, con Agustine sumando 16 puntos y 14 rebotes (33 valoración) y Sekulic 13 puntos y 11 rebotes. En la pasada jornada, en el Nou Congost de Manresa, Asselin fue el más destacado con 20 puntos y 5 rebotes, bien secundado por Doellman con 17 puntos y 4 capturas. De todos ellos, sólo Augustine le hizo más de 10 puntos al Cajasol (11).

Esta circunstancia, sin embargo, no es un problema de los últimos partidos, sino que desde el inicio de la temporada lo vienen sufriendo los vallisoletanos. Más ejemplos: con el CAI, Hettsheimeir logró 14 puntos y nueve rebotes y Pablo Aguilar 12 puntos; ante el Caja Laboral Seraphin estuvo por encima de sus medias con 12 puntos y Teletovic logró 17 puntos y 10 rebotes; o con el Joventut Báez sumó 20 puntos y nueve rebotes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios