Valverde, a las puertas

  • El español, segundo, no puede con Kreuziger y Purito debe abandonar

El checo Roman Kreuziger (Saxo-Tinkoff) se impuso ayer en solitario en la 48 edición de la Amstel Gold Race de ciclismo, disputada sobre 251 kilómetros entre las ciudades holandesas de Maastricht y Valkenburg, y en la que el español Alejandro Valverde (Movistar) acabó segundo. Kreuziger lanzó un ataque demoledor al final de la carrera para llegar en solitario a la meta. El murciano acabó segundo al ser el más veloz del grupo perseguidor, que entró a 22 segundos del checo.

La carrera comenzó a animarse nada más darse la salida, con una escapada con los belgas Vansummeren, Van Overberghe y De Troyer, el español Mikel Astarloza y el moldavo Pliuschin, a los que se unieron pasados 15 kilómetros el también belga Sys y el francés Vogondy.

Los siete obtuvieron una renta de 11 minutos sobre el pelotón de favoritos, que, encabezado por el Movistar y el Katusha, comenzó a reducir la ventaja a 100 kilómetros de la meta. A 45, Astarloza se marchó en solitario. Entonces, Purito Rodríguez sufrió una caída y tuvo que abandonar. El holandés Weening y el uzbeko Lagutin movieron el pelotón.

A falta de 23 kilómetros se formó el quinteto perseguidor de Astarloza: Nordhaug, Tanner, Pliuschin, Grivko y Weening. En la penúltima subida al Cauberg, Astarloza perdió fuelle, momento que aprovecharon los perseguidores y el pelotón para recortar tiempo y dejar la diferencia en sólo 55 segundos con el grupo de favoritos. A falta de 17, Kreuziger puso un alto ritmo para neutralizar a Astarloza. También Caruso se encontraba fuerte y fue el encargado de ponerle de darle otro aliciente más a la carrera.

Cuando quedaban 13 kilómetros se formó una fuga consistente tras diversos ataques en el pelotón con Grivko, Nordhaug, Astarloza, Tanner, Weening, Caruso, Marcato y Kreuziger. Atacó este último, que llegó al Cauberg con una renta de 30 segundos.

En la base del Cauberg, el campeón del mundo belga Phillippe Gilbert atacó, seguido por el australiano Simon Gerrans y Alejandro Valverde, pero, finalmente, el murciano de Movistar le devolvió la moneda a Gilbert, que lo superó en el pasado Mundial sobre el mismo recorrido de esta carrera.

Kreuziger, ganador de la Vuelta a Suiza en 2008 y del Tour de Romandía en 2009, se impuso en solitario, y Valverde acabó segundo, a 22 segundos. El podio lo completó Gerrans. Gilbert, ganador de esta carrera en 2010 y 2011, se quedó fuera del podio. "Noto que ahora tengo más fondo y que llego más fresco al final", dijo Valverde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios