"Veo la ilusión muy despierta y los ojos muy abiertos"

  • Emery también siente el cosquilleo de las citas grandes, pero afirma que la final no se decidirá hoy

Como en las grandes citas, Unai Emery siente el cosquilleo que da la opción de entrar, otra vez, en la historia. El técnico sevillista no siente que su equipo sea favorito. Es verdad que los nombres del equipo ucraniano no son tan conocidos, pero lo mismo ocurría, en su mayoría, con el Dnipro y llegó a la final de 2015.

"Es difícil de calibrar el porcentaje de cada equipo en la eliminatoria o hasta qué punto se decidirá mañana. Está al 50 por ciento entre dos rivales que tenemos ya nuestra historia. Nosotros más, pero ellos también son un equipo ganador, están acostumbrados a ganar, con un entrenador ganador, trayectoria importante y con jugadores internacionales la mayoría. Por todo ello, nosotros defendemos el título, pero nos enfrentamos a otro rival que da garantía", explicó el de Fuenterrabía, que sí puede garantizar la intensidad de los suyos en una cita de las grandes. "Estamos con la ilusión muy despierta y creo que somos conscientes del momento tan bonito que estamos viviendo. Veo a los jugadores con los ojos abiertos, con ganas, veo al equipo unido, sabedor de que tiene una oportunidad de hacer historia y hacer historia es algo muy grande. Es un viaje para disfrutarlo todos los sevillistas y están ilusionados, expectantes con el partido y la oportunidad es para jugarla en toda nuestra dimensión no sólo física, sino mental, de disfrute... El camino es lo que le da color al éxito y eso es lo que todos los sevillistas queremos vivir", dijo.

Igual que en las previas de las finales la Copa no se mira, tampoco se mienta la final antes de dar el paso previo. "Estamos equivocados, cómo vamos a pensar en lo que no tenemos, hay que pensar en las semifinales y ése es nuestro camino, cuando vives momentos que no tienes estás perdiendo el tiempo y el disfrute de ese momento. Somos los ganadores de esta competición dos años seguidos, pero el Shakhtar es un equipazo. Ha perdido algunos futbolistas, pero tiene un chico joven, Kovalenko, con grandes expectativas y brasileños con un nivel muy alto. Hablar de algo que no tenemos no tiene sentido, de momento las semifinales, pero va a ser muy duro y muy difícil", avisó.

Emery, que aclaró que David Soria "es una opción muy seria", habló maravillas de Lucescu: "He coincidido en las reuniones de entrenadores en Nyon y lo poco que he hablado de fútbol con él, porque habla bien en español, es un lujo. Hay una diferencia de 26 años que me lleva sobre mí, con una trayectoria importante de éxitos. Es una referencia para todos los entrenadores mundiales, vi una gran persona, con una inteligencia a nivel cultural de haber conocido muchos jugadores y países y ese respeto es muy grande.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios