Victoria balsámica del filial

  • El Betis B acaba con su mala racha de cuatro jornadas sin ganar y se coloca a seis puntos del 'play off' al derrotar a un Alcalá que tendrá que pelear por la salvación

El Betis B se resiste a tirar la toalla en la pelea por alcanzar la cuarta plaza, última que da derecho a disputar el play off. El cuadro heliopolitano se llevó un valioso triunfo ante un Alcalá que con esta derrota se ha metido en la pelea por eludir el descenso.

La primera parte estuvo dominada por el filial bético, que se hizo dueño del balón. Así, llegaron las primeras ocasiones claras para los visitantes. La primera, en el minuto 10, tras una falta que sacó Álex Ortiz y remató Rodri, teniendo que intervenir Thorices con una gran parada. Poco después, una internada de Israel por la banda derecha fue finalizada por Parra, pero su remate salió desviado. Por su parte, el Alcalá apenas se acercó a la portería defendida por René.

A la media hora, llegó el primer gol bético tras un rechace en un córner. El balón le llegó a Rubén, que desde fuera del área se sacó un seco disparo ajustado al palo ante el que nada pudo hacer el meta local. El tanto lo acusó mucho el conjunto de Antonio Gil, que no llegó a reaccionar. Es más, Parra, en el 42, pudo conseguir el segundo, pero su lanzamiento lo detuvo Thorices en dos tiempos.

En la segunda mitad mejoró el Alcalá, aunque fue el cuadro verdiblanco el que siguió con la posesión y dominio del juego. De este modo, Rodri, en el 65, fue el que avisó al cancerbero blanquiazul, aunque su remate se fue alto. Pocos minutos más tarde llegó el segundo tanto visitante. Parra cogió un rechace, tras una falta sacada por Toni, y desde unos 20 metros enganchó una volea ante la que nada pudo hacer Thorices. Con el 0-2, el partido se le puso muy cuesta arriba a un cuadro local que movió el banquillo.

Sin embargo, el centro del campo alcalareño fue inexistente, creando poco fútbol. No obstante, el equipo panadero se metió en el choque con el gol de Armada en el 78. Una falta que sacó Carmona fue cabeceada al fondo de las mallas por el delantero local. A partir de entonces, el Alcalá se volcó sobre la portería de René, aunque más con el corazón que con la cabeza. De ahí hasta el final, el conjunto de Mena supo dormir el encuentro para llevarse una victoria que le permite poner fin a su mala racha de cuatro partidos seguidos sin conocer el triunfo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios