Vuelta al punto de inicio

  • La negociación entre el actual propietario y el Grupo Torrot se rompe tras cinco horas de reunión.

La solución que se avecinaba para que el CB Sevilla contara con un futuro viable vuelve a truncarse. A falta de sólo 23 días para que se celebre de la Junta Extraordinaria de Accionistas que prevé la disolución de la entidad sevillana de baloncesto, el grupo Torrot (comprador) y CaixaBank (actual propietario y vendedor) rompieron el acuerdo que, de modo incipiente, parecía haber tomado un rumbo halagüeño el pasado sábado.

Después de una negociación de no menos de cinco horas mantenida ayer entre las dos partes, el grupo bancario acabó declinando la oferta propuesta por la empresa de bicicletas y ciclomotores. El obstáculo estriba en un desacuerdo en el capítulo de los avales.

El pasado domingo, los aficionados cajistas se despertaban con la gran noticia de una posible continuidad del club sevillano, aunque ya se advertía desde este periódico que la negociación no estaba del todo cerrada. Y, aunque todo aparentaba estar más que hablado, pues las negociaciones se venían produciendo desde hacía meses, el acuerdo ha devenido en desencuentro sin vuelta.

Las previsiones de inversión eran de unos 13,5 millones de euros en los primeros tres años, periodo en el que se iba a buscar la consolidación del club para, a continuación, potenciarla con un proyecto a largo plazo. Con todo de nuevo roto, el CB Sevilla regresa de la noche a la mañana al punto de partida con una manifestación prevista de aficionados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios