El Zaragoza empata y sigue en descenso

Espanyol y Zaragoza firmaron un empate (1-1) que les puede servir de muy poco, por no decir de nada, de aquí a final de temporada. Los catalanes dicen prácticamente adiós a Europa y los maños están, a falta de cuatro jornadas, más cerca de jugar la próxima temporada en segunda división.

Ninguno de los dos mereció llevarse el partido, aunque tampoco hicieron excesivos méritos para perderlo. El resultado, aunque malísimo para los intereses de ambos, fue el justo premio al discreto fútbol que exhibieron.

El conjunto blanquiazul dominó más, creo más juego durante la primera mitad, aunque hizo bien poca cosa: un par de remates de Riera y Torrejón, algo más de posesión de balón y una mayor dosis de intensidad.

El Zaragoza, que transita por la cornisa de la clasificación del mismo modo que lo hace sobre el terreno de juego, de puntillas, temeroso, agarrotado y sin convicción, se acercó a la portería de Kameni en un par de lances protagonizados por Gabi y Aimar, lo justo para desperezarse hasta dejar que llegara el descanso.

Tras la reanudación fue un centro envenenado de Riera, que sorprendió a un César adelantado, el que rompió el partido al cuarto de hora.

En una de las muchas transiciones, los locales estuvieron muy cerca de hacer el segundo, pero Luis García no alcanzó a poner la puntera a un centro raso de Rufete por la derecha con César ya batido.

Tenía que ser, por tanto, una jugada aislada, una de esas acciones extrañas la que permitiera al Zaragoza llevarse algo del Olímpico, y ésta ocurrió a falta de cinco minutos para el final, cuando Oliveira transformó un penalti que salvó un punto para los maños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios