He Zhi Wen 'Juanito': Elixir de juventud

  • El palista granadino afronta sus terceros Juegos Olímpicos a los 50 años · Atenas en 2004 y Pekín en 2008 son sus otras participaciones · Londres se lo toma con calma, sabiendo que los favoritos son otros

"El tenis de mesa es una parte muy importante de mi vida. Prácticamente desde que tengo uso de razón ya tengo una pala en la mano". El nombre de quien así se expresa, He Zhi Wen, quizás no suene mucho, pero si se le llama 'Juanito' es fácilmente reconocible. Él mismo, que en unos días competirá en sus terceros Juegos pese a haber cumplido los 50, se ríe cuando recuerda la historia de por qué en España es Juanito. "Cuando llegué a Granada tuve el gran honor de conocer a Juan García Collado, el máximo responsable del CajaGranada por esas fechas. A él le debe mucho el tenis de mesa español, porque hizo grandes cosas. Fundó un club increíble, y gracias a él yo llegué a este maravilloso país. Mi nombre es He Zhi Wen, pero Juan decidió apodarme 'Juanito' para abreviar un poco, y así se quedó. La verdad es que le tengo mucho cariño a ese nombre, porque Juan lo hizo con buena voluntad y por desgracia ya no está entre nosotros".

Juanito fue de los primeros en conseguir su plaza para los Juegos Olímpicos de Londres, lo hizo en una prueba en Luxemburgo, a principios de este año.

A sus 50 años, será el palista más longevo que participe en la prueba de tenis de mesa. El jugador con pasaporte español milita actualmente en el equipo polaco Bogoria Grodziski Mazowiecki, por el que fichó recientemente y que la temporada próxima jugará Liga de Campeones, principal motivo que le llevó a tomar la decisión de cambiar de club.

De esta manera afronta su tercera participación en unos Juegos Olímpicos con el combinado español, con el que lleva desde 1996 compitiendo.

Afincado desde hace casi veinte años en Granada y viajando a su país de origen cuando se le presenta la oportunidad, nuestro 'Juanito' todavía va a los Juegos con la presión que conlleva representar a tu país.

"Siempre hay presión. Representar a España en unos Juegos Olímpicos es toda una responsabilidad, ya tengas cincuenta años o veinte. Para mí es muy importante darlo todo por un país al que ya siento como mío", se sincera.

Tras Atenas 2004 y Pekín 2008 llega a la cita de Londres como cabeza de serie número 30 y en el puesto 68 del mundo, pero con la humildad y honestidad del recién llegado, siempre sin renunciar a la posibilidad de dar la sorpresa.

Con raíces en Granada y habituado al clima, la comida y la gente española, al palista granadino le cuesta salir de España y renunciar a las maravillas que ofrece esta tierra. "España es un país sensacional, aquí se vive muy bien, la gente, el clima, y por supuesto la comida. Me gusta mucho la tranquilidad con la que vivimos mi familia y yo en Granada. Mis hijas se han criado aquí y somos muy felices".

Siempre entre risas, 'Juanito' cuenta como se ha recorrido casi todo el mundo y Europa jugando al tenis de mesa y los buenos recuerdos que tiene de ello. Aún no le gusta la idea de pensar en retirarse cuando terminen estas Olimpiadas, afirma que de momento las fuerzas acompañan y el físico también, así que ya habrá tiempo de plantearse el futuro.

Con lo que sí cuenta entre sus planes para el día que deje la pala es continuar ligado a su gran pasión. "No lo tengo muy claro, pero seguro que a algo relacionado con el tenis de mesa. Supongo que a ser entrenador", afirma.

Para poder hacerse una idea de su pasión y devoción por este deporte, cuenta que cuando era niño llegó a dormir encima de una mesa de ping-pong cuando se encontraba entrenando en el Centro de Alto Rendimiento en la provincia de China en la que vivía, para al día siguiente seguir entrenando.

El hecho de que China haya ganado veinte de las últimas veinticuatro medallas de oro repartidas en unos Juegos Olímpicos no le sorprende nada: "El tenis de mesa es el deporte nacional. Igual que en España se dedican muchos recursos a determinadas disciplinas, China cuenta con impresionantes instalaciones y medios para el desarrollo del tenis de mesa. Además, por estadística tienen que salir jugadores buenos, porque hay muchos chinos (risas). Desde pequeños les inculcan este deporte. Los deportistas chinos tienen una capacidad de sacrificio y trabajo muy altas, y creo que eso también influye mucho".

Dejando de lado el tema deportivo relacionado con los próximos Juegos de Londres, 'Juanito' recuerda con añoranza su época en Granada y las grandes victorias que consiguió cuando formaba parte del equipo CajaGranada, "un equipo estupendo, al principio un poco nervioso por la presión, pero después conocí a unas personas maravillosas que siempre te echan una mano cuando necesitas ayuda y que siempre me apoyan".

Para los que no recuerden aquella época gloriosa del club de tenis de mesa de la ciudad de Granada, es bueno echar la vista atrás y sacar pecho de los catorce campeonatos de liga seguidos con los que se alzó el club granadino, exactamente desde 1991 hasta 2005.

Después de más de veinte años como palista profesional, He Zhi Wen tiene un palmares a nivel individual y por equipos acorde con su categoría personal y deportiva. Entre los más importantes y que él recuerda con más cariño destacan el vigésimo cuarto puesto en el ranking mundial que ocupó en 2007, novena posición en el campeonato individual de Europa y en dobles, y la novena posición en el Campeonato del Mundo individual.

Algunas curiosidades que definen a este amante de España y de sus costumbres es que siempre usa la misma pala desde hace 20 años para jugar sus partidos, aunque reconoce que ha tenido que hacerle algunos arreglos. A diferencia de otros deportistas de élite afirma no tener muchas manías y supersticiones antes y después de los partidos: "Me gusta estar a solas, concentrarme al máximo y visualizar el partido. Pero manías ninguna".

Cuando se le pregunta por qué comida prefiere si la española o la china, Juanito no se 'moja': "La verdad es que me encantan las dos. Hay platos típicos de mi país que son increíbles, pero la comida española está también muy bien. Normalmente en mi casa comemos comida típica de mi país, pero introduciendo algunas cosas de aquí. Me encanta el jamón, el queso, el vino … me quedo con lo mejor de cada sitio y lo voy alternando".

Este granadino con sangre asiática se encamina hacia sus terceros Juegos Olímpicos, allí se volverá a reencontrar con el momento que pone los pelos de punta a todos los deportistas que lo viven, el desfile con los colores de tu país y junto a todos tus compañeros, para finalmente disfrutar de cómo la llama olímpica reposa en el pebetero y da comienzo el verdadero espectáculo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios