El abanico de Competición

  • El órgano disciplinario debe decidir si atender el recurso por Medel y quitarle la roja o ampliar la sanción a más de un partido por reincidencia. Tras el derbi el castigo fue de tres encuentros.

Comentarios 4

El Comité de Competición tiene este miércoles su reunión ordinaria para analizar los diferentes asuntos disciplinarios como consecuencia de la sexta jornada de Liga y el Sevilla estará muy pendiente de lo que dictamine sobre los dos expulsados ante el Barcelona, sobre todo Medel, pero también Míchel. En el caso del primero, los servicios jurídicos del club han elaborado un pliego de alegaciones al que adjuntan el vídeo de la jugada en la que tiene el enfrentamiento con Cesc y también otro vídeo con una acción similar, e incluso con mayor agresividad, por parte de Toure Yaya hacia Javi Martínez, en el Barcelona-Athletic de la campaña 09-10. El anexo de este ya famoso vídeo es que el árbitro es el mismo, Mateu Lahoz, y el rasero, muy distinto, tanto como la distancia que va de la amarilla al azulgrana hasta la roja al sevillista. De entrada, parece que el Sevilla tiene fundamentos de peso para que prospere su recurso, pero el que dictamina es el órgano disciplinario de la Federación Española, que no está muy por la labor de contradecir a sus árbitros.

El abanico de Competición, que este curso ha retrasado al miércoles su reunión por el partido del lunes, es muy amplio, puesto que si atendiese a las alegaciones del Sevilla debería retirarle la roja y dejarla en amarilla, por desconsideración hacia un rival, tal y como recogió en su acta Mateu Lahoz el día de aquel precedente del Barcelona-Athletic de la jornada 30 (09-10). "Discutir con un contrario sin llegar al insulto ni la amenaza", escribió entonces el colegiado valenciano. Evidentemente, lo que no hará este comité disciplinario es rearbitrar amonestando a Cesc por su provocación previa, pero sí tiene la opción de corregir el error de Mateu por cuanto, a diferencia de aquel precedente, en el partido del sábado no contempla la escena al estar pendiente de otra acción y es su auxiliar quien le indica lo que ha pasado, aunque está bastante lejos de la escena, a unos 25 metros, y no puede saber con exactitud qué ha pasado entre Cesc y Medel.

Sin embargo, esta circunstancia no lo priva de justificar la roja en el acta por "propinar un cabezazo en la cara de un adversario sin estar el balón en juego", cuando el gesto del chileno es menos agresivo que el de Toure Yaya. A esto se agarra el Sevilla, aunque Competición podría incluso dar un giro de tuerca y ampliar la sanción al chileno de un partido de suspensión, como le correspondería si no retira la roja, a dos o tres por reincidencia, ya que hace cuatro meses fue castigado con tres partidos de suspensión tras su expulsión en el Sevilla-Betis del curso pasado, disputado en mayo.

En el presente curso ya hay un precedente en el que Competición desdijo al árbitro. Gil Manzano mostró la roja a Eliseu, tras un presunto codazo que las imágenes desmintieron. El jugador del Málaga no cumplió sanción.

En aquel encuentro, Estrada Fernández expulsó a Medel por doble amarilla, la segunda por "empujar a un contrario hasta sacarlo de la barrera" después de haber sido advertido. Al ser expulsado, le dijo al colegiado catalán "me cago en la concha de tu madre", según lo recogido en el acta, y este hecho le costó dos partidos más al chileno, aparte del correspondiente por la doble amarilla. Es decir, que no hace ni cuatro meses que fue sancionado con tres partidos, lo cual puede ser entendido por Competición como un agravante de reincidencia al estar dentro del último año natural. No se puede decir lo mismo de la otra expulsión que Medel ha sufrido hasta ahora en la Liga, en el Osasuna-Sevilla de mayo de 2011, ya que hace más de un año de aquella roja.

Medel tenía pendiente uno de los tres partidos con los que fue castigado tras su menosprecio a Estrada Fernández. Cumplió dos, los dos correspondientes a las jornadas 37 y 38 de la pasada Liga, y se habría perdido el primero del presente curso si no hubiera mediado el indulto de la Federación Española de todas las sanciones pendientes -excepto la de Dani Benítez, por aquel lanzamiento de una botella a Clos Gómez- tras la consecución del título de la Eurocopa por parte de la selección.

El chileno tiene un reciente precedente con su selección por un caso similar al de Cesc. Fue expulsado en el Chile-Colombia al soltar un manotazo tras una provocación de Perea, lo que le acarreó dos partidos de sanción. De hecho, su federación ha recurrido y lo ha convocado para los próximos partidos.

El Sevilla, al contrario que con Medel, no recurrirá por los dos otros miembros de la plantilla que se perderán la cita del viernes en Vigo. Míchel fue expulsado por decir "no tenéis vergüenza", según el acta arbitral, y Rakitic vio la quinta amarilla por una mano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios