Betis-murcia (0-0)

Una advertencia a tiempo...

  • El equipo de Tapia deja muchas dudas en el segundo enfrentamiento ante un rival de su categoría · Ni orden ni fluidez, las pautas del técnico siguen sin cumplirse

Comentarios 11

Mucho trabajo por delante tiene Antonio Tapia cuando sólo faltan 16 días para que comience el campeonato liguero. El técnico, como anunció en la víspera, se tomó el encuentro como un ensayo importante para afinar conceptos, pero seguro que no acabaría contento con lo realizado por su equipo en el terreno de juego. Ni el ensayo de las estrategias preparadas por la mañana justifican un partido que acabó con un Tapia con el gesto torcido. El técnico cordobés colocó en el primer tiempo el mismo once que tan buena sensación ofreció ante el Zaragoza en el Trofeo Colombino, pero la imagen de ayer fue bien distinta y el equipo bético careció de profundidad. Sin la presencia de Arzu, que se quedó fuera por unas molestias musculares, el Betis pierde fluidez en la circulación del balón y únicamente la velocidad de Odonkor ofreció sensación de peligro. El alemán se ha convertido en la revelación de la pretemporada, algo que se nota hasta en su actitud en el día a día, mostrándose implicado en cada ejercicio.

La idea primigenia de Tapia, de controlar la posesión del balón, se quedó en eso, en una bonita idea. El dominio y las mejores ocasiones correspondieron al Murcia, sobre todo en un remate de Kike que despejó Casto, aunque Odonkor también pudo adelantar al Betis al enganchar de volea un balón suelto en el borde del área. Poca historia depararon esos primeros 45 minutos, algo preocupante a estas alturas de pretemporada.

En la segunda, con casi el mismo once que jugó ante el Recreativo, giraron en parte las tornas, con un Betis que dominó más el balón en el mediocampo, pero de nuevo las mejores ocasiones fueron para el Murcia. Ni el carrusel de cambios en el equipo de José Manuel Campos, técnico del equipo pimentonero, provocó un bajón de intensidad, quizás la mejor cualidad que el Murcia ofreció a los numerosos aficionados que se acercaron a La Manga. Al Betis le cuesta un mundo cumplir con las reglas básicas del libreto de Tapia: orden, ajuste de líneas y salida rápida con el balón. Ninguna de esas premisas se cumple sobre el terreno de juego, pese a las continuas correcciones que llegan desde el banquillo.

No deja de ser un amistoso de pretemporada, desarrollado en un campo que no invitaba precisamente al mejor fútbol, pero las sensaciones no fueron positivas. Al equipo de Tapia aún le cuesta llevar el peso del encuentro, a la vez que ofrece ciertas facilidades en defensa, algo habitual en los últimos tiempos y que aún no ha podido corregir la mano del técnico cordobés. Si Tapia pretendía que el Betis ofreciera una versión más parecida a la de la Liga, seguro que en la sesión de hoy cogerá el vídeo del encuentro y repasará los detalles que aún le faltan a su equipo. Y no son pocos. Bien haría tanto el cuerpo técnico como la dirección deportiva en apuntalar algunas zonas del campo donde el Betis aún muestra deficiencias si no se quieren dejar los deberes del ascenso para más adelante. El comienzo de campeonato está a la vuelta de la esquina y el equipo bético aún ofrece sensaciones dispares. Un equipo en construcción, al que sólo lo salvan los detalles de Odonkor, Pavone o Sergio García.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios