...Y ahora Luis Fabiano

  • La lesión del brasileño, cuya baja se anuncia para "tres o cuatro" semanas, pone de nuevo a prueba al equipo médico · Del Nido desveló su preocupación y pidió explicaciones a Ellauri y Ribas

No en una, sino en dos ocasiones ha mostrado ya públicamente José María del Nido su preocupación por la acumulación de lesiones que sufre desde comienzos de temporada el primer equipo y el excesivo tiempo de recuperación de los futbolistas que tienen la mala suerte de pasar por la enfermería. La primera vez fue en la radio oficial del club, en un programa en el que atendía preguntas de los aficionados, donde dio el primer aviso. Por entonces, a punto de abrirse el mercado de fichajes de invierno, había mantenido una reunión en la ciudad deportiva con Juan Ribas, jefe de los servicios médicos, en la que también estuvieron presentes Monchi y Jiménez. De aquel encuentro salió la conclusión de que no iba a ser necesario fichar y que la plantilla podría responder hasta junio en las dos competiciones que disputaba y sigue disputando.

Y la segunda vez que el presidente ha mostrado ante la opinión pública su preocupación por este asunto fue el pasado martes en la Universidad Pablo de Olavide, cuando expuso que sentía "gran preocupación por la excesiva tardanza en algunos casos" con el tiempo de recuperación de los lesionados. También reconoció que sus futbolistas son examinados por "los mejores especialistas de España y del extranjero", aunque ello no quiera decir que haya desconfianza en los médicos del club.

Lo que sí es cierto es que Del Nido ha pedido explicaciones a los máximos responsables del club en el área médica, fundamentalmente el consejero Pedro Ellauri y el ya citado Juan Ribas. Ambos estuvieron dando sus razones al presidente el pasado jueves durante el calentamiento del equipo previo al partido ante el Valencia. Fue antes de la lesión de Luis Fabiano, un nuevo contratiempo que hará que otra vez se vigile con especial celo los plazos de su recuperación. El brasileño sufre un esguince grado II en su rodilla izquierda y ayer fue sometido a varias pruebas -una ecografía y una resonancia- que confirmaron el diagnóstico y que dejaron claro que se perderá como mínimo los cuatro o cinco próximos partidos que debe disputar el equipo de Manolo Jiménez, amén de un amistoso de la selección brasileña contra Italia. Luis Fabiano no podrá jugar ante Sporting y Betis en la Liga y frente al Athletic en la Copa si los plazos se cumplen, pero en el cuerpo técnico reina la preocupación en una fase clave en la temporada porque el paulista estaba en un buen momento de forma y la plantilla está muy corta de efectivos en la delantera, ya que Kanoute anda siempre midiendo los esfuerzos, Kone sigue fuera de combate y Chevantón es tremendamente irregular en el plano médico.

No obstante, lo que más ha hecho levantar las cejas a Del Nido no ha sido en sí los plazos de recuperación, sino situaciones que han podido tener más que ver con una dirección no del todo exacta en el diagnóstico, como ha podido ocurrir últimamente con Lautaro Acosta -con quien un simple esguince de tobillo va ya para tres meses- y antes con Chevantón. Siempre ha sido habitual entre los profesionales sevillistas acudir de vez en cuando a recabar información de especialistas externos a la entidad, pero en los últimos tiempos es una práctica que se ha convertido ya en norma y el propio Del Nido reconoce que el club lo aprueba y hasta lo recomienda. Los últimos en seguir las pautas de una diagnóstico ajeno han sido los argentinos Fazio y Acosta, que visitaron la semana pasada la clínica del doctor Van Dijk en Amsterdam al ver cómo se eternizaban sus periodos de recuperación.

Otros no han dudado en hacer lo mismo. Chevantón puede decirse que ha sido el que más mala suerte ha tenido. La temporada pasada desperdició un mes y pico cuando una aparente lumbalgia sufrida precisamente el día de su presentación acabó escondiendo una fisura en una vértebra, aunque fueron sus problemas de rodilla los que le llevaron a acudir al médico de la selección uruguaya, Carlos Suero, quien lo operó después de una primera intervención en Sevilla a cargo de Madrigal que no resultó satisfactoria. Igualmente, Escudé recurrió al médico de la selección francesa, el doctor Plaquet, para tratarse el problema en el pubis que arrastró durante todo el ejercicio pasado para al final operarse en una clínica especializada en Alemania, a cargo de la doctora Muschawek, que también había intervenido antes a Dragutinovic.

Otro de los centros de referencia para los jugadores sevillistas ha sido el del doctor Martens, en Bélgica, descubierto a través de Makukula cuando el congoleño no encontraba remedio a su castigadísima rodilla, y quien está llevando en la actualidad la recuperación de Kone. Para terminar, el caso de Javi Navarro con el doctor Cugat es también conocido. Incluso el valenciano pasa temporadas entrenándose en Barcelona con el deseo de volver a los terrenos de juego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios