El aire fresco trae prisas

  • Miso ve necesario "igualar el balance de victorias y derrotas lo antes posible"

No fue el debut soñado por Andrés Miso, pero al menos jugó sus primeros minutos en la Liga ACB con la camiseta del Cajasol, después de superar unos problemas lumbares que parecía que no se acabarían. El escolta sabe que su equipo lo necesita, y, lejos de esconderse, dio la cara frente al Grupo Capitol durante 19 minutos, algo que ni siquiera el protagonista podía imaginar hace una semana, cuando, definitivamente, obtuvo el alta médica.

La reaparición del madrileño, que en Valladolid ya dio muestras de lo que puede hacer con algo más de ritmo de competición, es un soplo de aire nuevo con el que encarar con más optimismo el duro calendario que el Caja enfila a partir de ahora. En este sentido, Miso recibió cinco faltas, faceta en la que el año pasado fue el tercer jugador más destacado de la Liga y una de las que Magnano más echa en falta en su plantilla: la agresividad para enfilar el aro contrario.

Pero el Caja no gana sólo en el aspecto ofensivo con el jugador formado en la cantera de Estudiantes, sino que, además, el preparador argentino podrá realizar las rotaciones de Miles y Ellis con más asiduidad, otro aspecto positivo que, en cambio, no soluciona los problemas que el equipo sevillano sufre en la pintura.

"Apenas llevaba tres días entrenando con el equipo. Incluso pensé que no jugaría, pero al final tuve casi veinte minutos y la verdad es que me sentí muy bien de la espalda", comentó Miso, quien no esconde que aún le queda "mucho" para estar al máximo en el apartado físico: "Lo noté cuando ya llevaba algunos minutos en cancha. Es una sensación rara; estoy feliz porque jugué y lo hice en los minutos importantes, pero también muy dolido por la forma en que perdimos al final".

Para Miso concluye, de esta forma, un particular calvario que se inició mediada la pretemporada (llegó a disputar los primeros amistosos de preparación). "Estar recuperado es muy importante para mí, porque ya tenía ganas de empezar a ayudar a mis compañeros en la pista. Se sufre mucho desde fuera y esto me da mucha confianza", agregó.

El escolta, una de las numerosas incorporaciones que registró este nuevo Cajasol, cree que tiene dos asuntos urgentes por solventar: "Debo seguir trabajando intensamente para coger un tono físico óptimo lo antes posible para ayudar al equipo a salir de esta situación. Hay que igualar el balance de victorias y derrotas lo antes posible. Ahora vienen dos partidos seguidos en casa que se antojan fundamentales, ante el DKV Joventut y el Polaris World Murcia. Los tres últimos encuentros como locales los hemos ganado y de San Pablo no se puede escapar ya ni un triunfo más".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios