Un 'amigo' lejos de Aragón

  • El Zaragoza es el segundo equipo de la Liga con peores resultados fuera de casa · El cambio en el banquillo ha dotado al conjunto maño de más solidez en la medular

El nuevo Zaragoza de Irureta visita esta noche el Sánchez-Pizjuán. El ambicioso proyecto maño, con un fuerte desembolso en el mercado veraniego, terminó por extinguirse con el cese de Víctor Fernández. Un año y medio ha tardado la directiva zaragocista en echar al hijo pródigo. Un entrenador obsesionado por el fútbol de toque y espectacular, pero muy descuidado a la hora de dotar a sus equipos de la suficiente fortaleza para competir al máximo nivel. Sólo con futbolistas de un mismo corte, sobre todo si ese corte es más técnico que físico, resulta muy difícil obtener resultados. La temprana eliminación en la Copa de la UEFA -verdadera aspiración del Zaragoza para esta temporada- y la mala situación liguera obligaron al cese de uno de los entrenadores más queridos por tierras aragonesas.

Pero si complicada estaba la situación con el maño en el banquillo, la fugaz aparición de Garitano sólo sirvió para agitar aún más un vestuario bastante problemático. La marcha de D'Alessandro -señalado como el culpable del adiós de Víctor y Garitano- se unió a la llegada al banquillo de Javier Irureta, uno de los entrenadores con más encuentros en Primera División, superando las seis centenas. El irunés, como primera medida, ha intentado que el Zaragoza recobre la solidez que le había faltado durante toda la campaña. Y es que los números son claros. Sólo el colista y casi desahuciado Levante suma menos puntos lejos de su estadio que el equipo maño. La única buena noticia que se ha encontrado Irureta es que cuenta en sus filas con una de las parejas de delanteros más potente del fútbol nacional.

sin balón

El sistema utilizado por Víctor Fernández, que no contaba con dos hombres específicos para cerrar las subidas de los laterales, rivales ha cambiado. Irureta le da importancia al juego por banda, sobre todo a la hora de defender, ya que ha sido uno de los grandes defectos de este Zaragoza. Cualquier equipo que le atacara cerca de la cal le hacía daño. Un equipo, por ejemplo, como el Sevilla sólo tendría que superar a Juanfran o Diogo para crear una ocasión. Para conseguir el 4-4-2, el entrenador vasco ha tenido que desplazar a algunos jugadores fuera de su lugar natural. Sergio García, el jugador más en forma del equipo, ocupa el flanco derecho, mientras que Gabi se mueve por el izquierdo.

con balón

Partiendo siempre del mencionado 4-4-2, Irureta es flexible a la hora de organizar el ataque. Al ser Sergio García un delantero que juega por banda, el Zaragoza se parte entre los tres centrocampistas y los tres delanteros. Cuando juega fuera de casa confía casi todas sus posibilidades a la inspiración de Sergio, Diego Milito o Ricardo Oliveira, que no es poco. Luccin y Celades se encargan de realizar la cobertura al lateral que se incorpore al ataque, ya que el rival de los sevillistas cuenta con dos jugadores de banda con un buen juego ofensivo.

lo mejor

La eficacia de los arietes. Entre Milito y Oliveira suman 24 goles.

lo peor

Una plantilla desmoralizada que no cree en sus posibilidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios