Espanyol | betis · la previa

Se aminoró la distancia

  • Oportunidad Dos derrotas en Liga y la eliminación copera y la lesión de Tamudo hacen que el potencial españolista se acerque al bético Optimismo En el Betis ha subido la autoestima y su equipo va a más

Comentarios 2

Segundo partido de la segunda vuelta, cada vez tiene más calibre la munición a emplear y el Betis comparece esta tarde en la montaña mágica de los barceloneses con la intención de seguir mejorando para escapar de la quema en que se instaló desde el principio. Le aguarda un Espanyol en horas bajas por los últimos resultados y también por la ausencia del futbolista más importante de su plantel y posiblemente de su historia, Raúl Tamudo. Así el panorama, puede afirmarse que las distancias entre un equipo y otro han menguado.

Considerado en toda la primera vuelta el equipo de Valverde como la revelación de la temporada, o la confirmación de una trayectoria que ya contó el curso pasado con el honor de jugar la final de la Copa de la UEFA, haber caído en las dos salidas consecutivas ante dos recién ascendidos como Almería y Valladolid más la eliminación copera ante Athletic Club llevaron al equipo periquito a un estado depresivo que hizo crisis cuando a principios de semana se rompía Tamudo un brazo entrenándose.

Cuestiones todas que contribuyen a igualar los potenciales entre un equipo instalado en zona continental desde el principio de la Liga y otro que hizo lo propio, pero al revés, que se ubicó en los sótanos y por ahí anda todavía a pesar de que con Paco Chaparro son otros muy distintos los números a los que cosechó con Héctor Cúper. Y es que no debe olvidarse que en Liga sólo perdió una vez bajo las órdenes del trianero, aunque esa única vez sea difícil de que se olvide en el nido bético por la forma en que se produjo y por quién fue el que le infligió esa única derrota.

Pero vayamos por partes y demos con un Espanyol que empezó su brillante andadura precisamente en el campo del Betis. Era la segunda jornada de Liga y el equipo de Ernesto Valverde le dio un baño espectacular al que entonces adiestraba, o lo que sea, Cúper. Fue una tarde en la que, en un abrir y cerrar de ojos, se pasó de un hipotético 0-3 a un milagroso 2-2 que llenó de euforia el coliseo heliopolitano.

Contaba sus visitas por victorias el equipo españolista hasta que se embocó el ecuador. Último partido de la primera vuelta y gol sobre la campana del almeriense Pulido; primero de la segunda vuelta y el gol más rápido en la historia de la Liga mediante una pillería de Víctor y Llorente que ponía al Valladolid por delante. Al poco, la lesión del guardameta Lafuente mientras el otro, Kameni, anda por África en su copa; por si fuera poco, lo de Raúl Tamudo en el primer entrenamiento de la semana y que le inhabilita para dos meses, o así.

Casi todas las proezas las cuajó el Espanyol de visitante, pero de anfitrión presenta unos números también más que aceptables. Seis victorias, dos empates y una derrota ante el Valladolid en la primera jornada. Luego cayeron Athletic Club, Deportivo, Getafe, Levante, Real Madrid y Villarreal, este último tras ser desarbolado con una auténtica exhibición periquita. Por último firmó tablas con Barcelona y Murcia.

Catorce puntos y once puestos en la tabla es la distancia que separa a los dos rivales de esta tarde en Montjuïc. Una distancia considerable cuando se lleva poco más de la mitad del campeonato, pero en el Betis se espera que las vibraciones últimas sigan propulsando al equipo en busca de su meta, la de la supervivencia en la categoría. Chaparro está logrando que la autoestima suba enteros y así, con esa convicción es como el equipo mata su vigilia barcelonesa. Y para que la práctica se compagine con los sueños, el Betis va a formar con Ricardo en la portería, una defensa compuesta por Damià, Juanito, Melli y Fernando Vega, un trivote central que seguramente formarán Arzu, Rivera y Capi para que Pavone flanqueado por Edu y Caffa formen el frente de ataque.

Chaparro lo tiene todo decidido menos algún posible retoque en el centro del campo, Somoza podría tener una remota posibilidad de titularidad, pero lo más posible es que dicho retoque sea más en la forma que en el fondo. La forma de situar a los centrocampistas sería la reordenación y no los individuos que ocupen esa amplia zona del campo. Pero eso sería muy a última hora y sobre todo al saber en qué lugar va a moverse Luis García, si en la media punta o delante del todo, y, sobre todo, si Iván de la Peña, entre algodones, es de la partida.

Hace un tiempo extraordinario en la bellísima Barcelona, pero con temperaturas algo más bajas que las que dejamos en Sevilla. Con el sol en lo alto y cierto frío es como va a discurrir el partido en la montaña olímpica. Todo se fía para las cinco de la tarde, hora en que el valenciano Miguel Ángel Ayza Gámez tiene previsto dar la orden de salida. Juegan el equipo revelación y el Betis. Como el primero anda en un momento delicado a causa de ciertas derrotas y varias ausencias, las distancias existentes, que las hay, se han acortado y por ahí es por donde el Betis debe meterle mano a la cita en un lugar que no suele dársele mal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios