El anfitrión marca territorio

Ilimane Diop se cuelga en la canasta ante la impotencia de los tinerfeños. Ilimane Diop se cuelga en la canasta ante la impotencia de los tinerfeños.

Ilimane Diop se cuelga en la canasta ante la impotencia de los tinerfeños. / josé ramón gómez / efe

Comentarios 0

El triple es una suerte cada día más decisiva en el baloncesto, muchos partidos se explican por el acierto o la falta de él desde detrás de la línea. Existen otro matices, pero el Baskonia metió con buen tino desde fuera y el Iberostar Tenerife, que desplegó su habitual buen baloncesto, de ágiles circulaciones y ocupación de espacios, erró pese a encontrar buenas posiciones. Empero, con un 21% de efectividad desde allí es difícil ganar en el baloncesto moderno. Y ganó el anfitrión (90-81), que despojado de nervios y obligaciones gana peligrosidad.

En el decorado, un jugador de claro perfil copero en el bando local como el explosivo base Shane Larkin (26 puntos y ocho asistencias), que dinamitó cuando más apretó el conjunto canario. Resistió el equipo de Vidorreta, abroncado en el Buesa por su condición de bilbaíno y cuitas pasadas, en esa tensa diferencia de cinco a 10 puntos de desventaja el mayor trecho del choque. Pero le faltó la dosis de puntería necesaria para rondar los casi 90 puntos que suele exigir el Baskonia a sus rivales.

Nunca desistió la revelación de la Liga Endesa, cabeza de serie en este duelo. Tuvieron ese acierto el interior griego Bogris (18 puntos y nueve rebotes) y el fino exterior de la escuela lituana Grigonis (él sí, 3/7 en triples para 23 puntos y seis asistencias), piezas que se revalorizan en la gran temporada del equipo tinerfeño. Pero, con cinco jugadores en 10 o más puntos, el anfitrión marcó el territorio.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios