Blancos Rueda - Cajasol · la crónica

¡Otro año en la ACB! (88-84)

  • El Cajasol no aguantó la presión final en Pucela, pero fue favorecido por la derrota del Lagun Aro para sellar definitivamente la salvación.

Comentarios 13

¡El Cajasol jugará la próxima temporada en la Liga Endesa! Será su vigésima quinta campaña consecutiva en la ACB, siendo uno de los clubes señores del baloncesto español. No hay duda de que puede catalogarse de éxito por las dudas que ofrecía un proyecto plagado de gente joven y, aunque sea antepenúltimo en la clasificación, tiene mérito haber conseguido la permanencia a falta de tres jornadas para el final de la fase regular. No logró la salvación gracias a un triunfo en Valladolid, como hubiese sido deseo de todos los integrantes del club sevillano, pero sí de rebote, pues el Lagun Aro prácticamente selló su bajada a los infiernos al caer en su feudo frente al Blusens. Sólo un milagro, ganar todos los partidos y que el Fuenlabrada pierda todos, evitaría el descenso de los guipuzcoanos. En cualquier caso, el Cajasol estará con todos los honores en la próxima Liga ACB. 

Ya llegará el momento de pedir cuentas y hacer balance por fichajes de jugadores que no rindieron en absoluto, como Tepic, o de alguna incorporación endeble de comienzos de curso, caso de Buckman o también de Asbury, quien empezó fuerte y se desplomó con el paso de los encuentros. Eso sí, a base de minutos cuenta con un alero con muchas posibilidades como Sastre y Satoransky se ha hecho un hombre y la principal referencia, aunque le queda mucho por mejorar, amén del crecimiento y madurez de Balvin, que en muchas ocasiones ha sido mejor que el capitán Triguero... 

Respecto al choque en el Pisuerga, el Cajasol no sacó provecho a su buena primera parte. El Blancos de Rueda estaba nervioso, precipitado y dependiendo en exceso de Nacho Martín, el MVP de la competición, y de un desconocido David Navarro. Pero los pucelanos sufrieron pronto la lesión de Cizauskas, quedándose con un solo base. No obstante, Aíto no pudo disponer de Blakney, lesionado en una pierna, aunque por precaución viajó Radicevic, quien participó algunos minutos sin nada de brillo. 

Bogdanovic esta vez sí metió la mitad de los ocho triples que lanzó, no como ante el Unicaja, y uno de sus aciertos valió la primera renta importante visitante (9-16). Otra de tres de Porzingis al final del cuarto dio una distancia de ocho, rebajada a seis por Humphrey. Un inspirado Sastre cortó la posible reacción local y un contragolpe de Asbury hizo que saltaran las alarmas en el equipo de Roberto González, que necesitaba ganar y que el Lagun Aro perdiera para salvarse, al distanciarse por 10 los sevillanos: 22-32. 

Paró el partido el técnico castellano-leonés y sus jugadores volvieron con otra actitud. De hecho, en un santiamén recuperaron el terreno perdido. En menos de dos minutos ya estaba de vuelta el Blancos de Rueda tras un parcial de 0-9. Fue demasiado inocente el Cajasol, permitiendo que la escuadra pucelana empatara el duelo a 40 puntos en el intermedio. 

Quedaba, por tanto, mucha tela por cortar en los 20 minutos siguientes, pero ya el dominio no correspondió a los visitantes. O'Leary y Sinanovic hacían pupa por dentro, aunque Sastre y Bogdanovic dieron de nuevo la vuelta al marcador. Entonces llegó el momento de Montáñez. Inspiradísimo y pidiendo la bola, el escolta catalán fue un quebradero de cabeza para el conjunto de Aíto, incapaz de frenar sus penetraciones. Aun así, un triple de Sastre y un tiro libre de Triguero daban ventaja a los hispalenses ante del último cuarto: 60-61. 

Arrancó con brío el parcial con dos tapones de Porzingis a Sinanovic y un triple del gris Tepic (60-64), pero el Cajasol tampoco rompió la cuerda en ese instante. Nacho Martín igualó, Williams metió un par de canastas, pero un triple de Jordi Grimau levantó el Pisuerga y dio la máxima ventaja a los locales: 73-68. Quedaban casi cinco minutos, pero todos los balones fueron a Montáñez, que los gestionó de miedo para dar un alegrón al Blancos de Rueda. 

Aun perdiendo, el vestuario cajista también estuvo de celebración después de una temporada con mucho en juego y con el patrocinador mirando todo con lupa. El baloncesto de élite tiene otro más garantizado en Sevilla, con las perlas de la cantera más pulidas después de un curso de aprendizaje con Aíto García Reneses. Ahora habrá que ver si todos se quedan, el técnico y el grupo de grandes promesas que pueden hacer carrera aquí.

Ficha técnica:

88 - Blancos de Rueda (17+23+20+28): Cizauskas (-), Montañez (17), O'Leary (13), Martín (20), Sinanovic (4) -cinco inicial-, Porta (8), Humphrey (4), Grimau (11) y Navarro (11).

84 - Cajasol (23+17+21+23): Satoransky (12), Tepic (3), Sastre (13), Williams (17), Bogdanovic (16) -cinco inicial-, Asbury (4), Radicevic (-), Triguero (7), Porzingis (3) y Holland (9).

Árbitros: Hierrezuelo, Cortés y Soto. Eliminaron por cinco faltas personales a Williams (min.39), del Cajasol.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la trigésimo primera jornada de Liga Endesa, disputado en el pabellón Pisuerga ante 5.600 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios