EUROCOPA DE LEYENDA (14)

1984: 20 años después sale cruz

  • Desigualdad. Una España lastrada por las bajas de Goikoetxea, Maceda y Gordillo sucumbe ante la Francia de Platini y un centro del campo mágico.

MIGUEL Muñoz dispuso una preparación de casi un mes, en Navacerrada y Sotogrande, con la idea de que la selección llegara a Francia lo más conjuntada posible. El final de la temporada, además, había deparado una final de Copa en la que los jugadores del Barcelona y el Athletic de Bilbao habían protagonizado una bochornosa pelea multitudinaria y, como ocho protagonistas de la batalla del Bernabéu estaban entre los 20 internacionales, lo primero era intentar limar asperezas ahora que el objetivo era común.

Como había sido habitual, y sigue siéndolo todavía más de treinta años y tres títulos después, España llegó con dudas a Francia. Uno de los fijos de Muñoz, Hipólito Rincón, había caído lesionado en una minigira de dos partidos en Suiza y Hungría -entró en su lugar Butragueño, que quedó inédito- y una derrota ante Yugoslavia en La Línea enrareció el ambiente. Ya en Francia, dos empates ante Rumanía y Portugal, con Alemania en el horizonte, hacían presagiar lo peor. Sólo valía el triunfo, si Portugal vencía a Rumanía, y la estadística marcaba que España nunca había conseguido vencer a los germanos en un partido oficial. Como, además, no era precisamente una Alemania de transición, sino que ahí estaban los Rummenigge, Matthaus, Völler, Brehme, Stielike, Briegel, Schumacher y demás, base del equipo que llegó a la final del Mundial 82 y haría lo mismo en el del 86, el panorama era más bien negro. Pero ahí volvió a aparecer lo que se dio en llamar la flor de Miguel Muñoz, primero en forma de cuatro tiros al poste de los alemanes, luego en una soberbia segunda parte de Arconada ante los panzers y por último, a un minuto del final, en un gol también para la historia que una parte de España no vio porque se fue la imagen de televisión. En Andalucía, en concreto, falló el repetidor de Guadalcanal, lo que dejó a amplias zonas de la comunidad sin ver en directo el centro de Señor y el cabezazo en plancha de Maceda que le dio a España la victoria y el pase a las semifinales.

Épica también hubo en la semifinal ante la pujante Dinamarca, un equipo que enamoraba y que contaba con futbolistas de tanto peso como Michael Laudrup, Elkjaer Larsen, Lerby o Arnesen. Y España se clasificó. Dinamarca fue mejor, se adelantó y tuvo muchas más ocasiones, pero España sobrevivió y aquello se decidió en los penaltis (5-4, con gol de Sarabia tras el fallo de Larsen), una suerte de desempate que con los años, en sucesivas ocasiones -México 86, la Eurocopa 96 , el Mundial 2002-, le sería esquiva a España.

Quedaba la final, pero la misión se antojó imposible por las bajas españolas y la superioridad de los anfitriones. Como así fue. Veinte años después del gran éxito del 64, la moneda salió cruz.

El personaje: Antonio Maceda, goles salvadores

Dos de los cuatro goles de España en la Eurocopa de Francia llevaron la firma de Antonio Maceda (Puerto de Sagunto, Valencia, 1957). Los dos más importantes. Aunque los de Carrasco a Rumanía y Santillana a Portugal propiciaron sendos empates sin los que España habría llegado eliminada al último partido, parece claro que el tanto postrero del defensa del Sporting a Alemania y luego, en el España-Dinamarca de semifinales, el gol del propio Maceda que bien avanzada la segunda parte igualaba el inicial de Lerby resultaron determinantes a la hora de que España se plantase en la final del Parque de los Príncipes. Maceda siempre fue un defensa que unió a su dominio del área propia una especial facilidad para hacer daño en la contraria. Así lo demostró durante sus diez temporadas en El Molinón, a donde llegó muy joven procedente del Acero valenciano, y lo mismo ocurrió en la selección, en la que fue un habitual durante cinco temporadas y tuvo la oportunidad de jugar dos Mundiales y la Eurocopa que nos ocupa. Pero fue en el torneo europeo donde vivió sus mejores años como internacional, pues fue titular indiscutible a partir del segundo partido de la fase de clasificación, en la que anotó cuatro goles, y también en Francia hasta que una sanción lo dejó fuera de la final. No tuvo, sin embargo, tanta suerte en los Mundiales. Al de España llegó como suplente del dúo Tendillo-Alesanco y en México 86 sólo disputó el choque inaugural ante Brasil -el último suyo con España-, pues a continuación sufrió una grave lesión que a la postre acabó provocando su retirada del fútbol en 1989. Fue después de pasarse tres temporadas prácticamente en blanco en el Real Madrid, al que había llegado en el 85 junto a otros componentes de la llamada Quinta de los Machos, en contraposición a la del Buitre, como Gordillo y Hugo Sánchez.

La final· Francia-España: El fallo de Arconada decide para los anfitriones (2-0)

España llegó a la final en clara desventaja. Goikoetxea, por lesión, y Maceda y Gordillo, por sanción, no podían estar en la alineación de Muñoz, que recompuso el centro de la defensa con Gallego, centrocampista los tres primeros partidos, y el joven Salva, y le dio la titularidad al sevillista Francisco. Además, enfrente estaba la selección local con el maravilloso centro del campo que formaban Fernández, Tigana, Platini y Giresse. El favoritismo, pues, era francés, pero España, que se quejó del arbitraje del checoslovaco -reclamó dos penaltis a Francisco y Santillana-, plantó cara, dispuso de ocasiones para adelantarse y no fue hasta entrada la segunda parte cuando Francia quebró su resistencia. Lo hizo, además, de forma inopinada, en una falta al borde del área lanzada por Platini que Arconada pareció blocar sin problemas hasta que se comprobó que el balón se le escurría hasta entrar mansamente en la portería. Fue el principio del fin, que certificaría Bellone en el último minuto.

Francia: Bats; Domergue, Le Roux, Battiston (Amorós, 73'), Bossis; Fernández, Tigana, Platini, Giresse; Lacombe (Ghenghini, 80') y Bellone.España: Arconada; Urquiaga, Salva (Roberto, 84'), Ricardo Gallego, Camacho; Señor, Francisco, Víctor, Julio Alberto (Sarabia, 77'); Santillana y Carrasco. Árbitro: Vojtech Christov (checoslovaco). Expulsó por doble tarjeta a Le Roux (80') y amonestó a Gallego, Carrasco y Roberto. Goles: 1-0 (57') Platini. 2-0 (90) Bellone. Incidencias: Final de la VII Eurocopa disputada el 27 de junio de 1984 en el Parque de los Príncipes de París ante más de 47.000 espectadores.

La Lista de España

Porteros: Zubizarreta (Athletic de Bilbao), Arconada (Real Sociedad) y Buyo (Sevilla)

Defensas: Urquiaga y Andoni Goikoetxea (Athletic de Bilbao), Julio Alberto (Barcelona), Gordillo (Betis), Camacho (Real Madrid), Maceda (Sporting de Gijón) y Salva (Zaragoza).

Centrocampistas: Víctor (Barcelona), Gallego (Real Madrid), Francisco (Sevilla), Roberto (Valencia) y Señor (Zaragoza).

3Delanteros: Sarabia (Athletic de Bilbao), Carrasco y Marcos (Barcelona), Santillana y Butragueño (Real Madrid).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios