De las áreas a la estratosfera

  • El Real Madrid sigue a ritmo de récord impulsado por el nivel de su portero y de sus rematadores · El líder, además, ya no debe visitar a ninguno de los de arriba

Es muy serio haber visitado a Barcelona, Atlético, Villarreal, Valencia, Sevilla y Espanyol y cosechar 12 de los 18 puntos en juego. Aún más serio es alcanzar la cota de los 50 puntos en el primer partido de la segunda vuelta, lo que refleja un ritmo cercano a los cien puntos al final del campeonato. Pero aún más serio es Bernd Schuster, que no se ríe en la sala de prensa nunca. Ni aunque su equipo haya ganado el derbi a domicilio y haya dado otro paso de gigante hacia el título. El técnico alemán contempla desde el banquillo a un equipo cada vez más serio en las áreas, que es donde se cuecen las victorias. El centro del campo está en el campeón para otras cosas.

el área propia

Para festejar su inclusión en el once ideal de 2007 para el portal uefa.com, Iker Casillas volvió a lo suyo, a parar y a dejar su portería a cero. El Vicente Calderón le estimula especialmente, como a Raúl, y volvió a realizar cuatro paradas decisivas, además de contar con la fortuna en dos balones a los postes. Es difícil que un equipo con tantos puntos tenga en el portero a su jugador más decisivo, pero es así. Otra paradoja más de esta Liga. El mostoleño va camino de acabar como el mejor jugador del campeonato. De momento lo es con sus 85 paradas en 20 jornadas. Pero los números no reflejan la dimensión de su trayectoria. Mejor repasar, partido a partido, lo que corrige a sus compañeros de la línea defensiva. Si el Real Madrid es un líder tan hegemónico, no es precisamente porque le rematen poco a portería. Lo hacen mucho. Quizá por ello Schuster no sonría aunque lleve acumuladas siete victorias consecutivas en la Liga.

Y si el Real Madrid se hace fuerte atrás sobre todo por el nivel de su portero -lleva 558 minutos imbatido-, arriba desequilibra por la respuesta de su tridente mágico, Robinho-Raúl-Van Nistelrooy. El brasileño aparece menos en las estadísticas, pero qué más da. En el fútbol eso suele ser irrelevante. Lo que cuenta es que es capaz de aprovechar un regalo de Pablo para tirar una cuerda y servir el gol a Raúl.

El capitán, por cierto, se empeña en dejar en evidencia a Luis Aragonés. Marcó su undécimo gol al Atlético en sus 23 derbis de Liga y de nuevo desbrozó el camino hacia la victoria. Nada menos que seis de los nueve goles que lleva en el campeonato abrieron el marcador y sirvieron a la postre para ganar. Ya en la Liga pasada, de sus siete tantos, cinco supusieron el 1-0 a favor de los blancos. Es todo un cerrajero de primera. Y el líder, la referencia, el tipo al que sus compañeros miran.

Van Nistelrooy cierra el círculo. Es un prodigio rematador. De cabeza, de volea, con la derecha, su mejor pierna, o con la izquierda como el pasado domingo, de tiro a media distancia o por oportunismo... Su amplísimo abanico soluciona muchísimos partidos al Real Madrid. Raúl pone en suerte los partidos y el holandés sentencia.

A los blancos, que mantienen sus siete puntos de ventaja sobre el Barcelona, no le quedan ya desplazamientos a los más fuertes. Y Villarreal, Barça, Espanyol, Valencia o Sevilla deben visitar aún el Santiago Bernabéu. Por si la Liga no apuntaba ya hacia el coloso blanco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios