"El ascenso sí es el sueño"

  • Diego González, pieza clave en el Sevilla Atlético, valora lo realizado hasta ahora, aunque aún reste el colofón El jugador renovó hasta 2019

Ni lluvia ni nada. Para Diego González no hay obstáculo si de lo que se trata es de darle patadas a un balón en la orilla de La Barrosa, su playa, y ni la lluvia ni el viento ayer reinantes impedirían al futbolista del Sevilla Atlético dedicarle un rato al balón. Aunque fuera su día de descanso. Diego González atiende a este medio desde Chiclana, su patria chica, a una hora escasa de Sevilla. El chiclanero está cuajando una extraordinaria temporada, tanto que el club anunció recientemente la ampliación de su contrato hasta 2019.

"Sí, está siendo una campaña muy bonita, tanto para el equipo como en lo personal", señala un Diego González que está siendo, junto a Bernardo Cruz, uno de los puntales en el sistema defensivo del filial. "Está siendo bonito, una experiencia única. No todos los futbolistas tenemos en el currículo haber jugador un play off de ascenso a Segunda División. Ése sí sería el sueño grande, jugar en Segunda", revela.

Llegado a las filas sevillistas en la presente temporada para reforzar el centro de la defensa, a Diego González lo pierde la versatilidad. En la presente temporada ha jugado de todo: si bien comenzó de central, lleva aproximadamente un par de meses actuando en el medio, demarcaciones a las que deben agregarse los dos perfiles del lateral, en el zurdo con el primer equipo frente al Logroñés (1/16 de final de la Copa del Rey) y en el diestro, cuando Carmona ha causado baja en el filial.

"Ya estoy acostumbrado. Sea donde sea, intento siempre hacerlo bien para el equipo. Sí es verdad que, de un tiempo a esta parte, me estaba sintiendo muy cómodo en el puesto de central. Cada vez más", reconoce el futbolista chiclanero, quien desvela la técnica ambidextra que exhibe domingo tras domingo: "Bueno, eso fue cosa de mi padre. Desde chico me gustaba dar patadas a la pelota y él insistió para que aprendiera a darle con las dos piernas", explica un Diego González que acumula 30 titularidades, un gol y una expulsión.

Producto de la cantera cadista, la carrera de Diego González ha estado por ahora vinculada a los filiales del Cádiz, Granada y ahora Sevilla. En el ínterin, no obstante, queda para los recuerdos un breve paso en Liverpool. "Creo que era juvenil de segundo año, con 17 años. Hice una buena temporada en el Cádiz y hubo equipos que se fijaron en mí, entre ellos, estaban el Madrid y el Liverpool. Y allí fui una semana a hacer unas pruebas con el sub 21 inglés. Fue bonito. Me pusieron de lateral. Los clubes no llegaron a un acuerdo y me volví a Cádiz", explica el jugador, quien recuerda la primacía de lo físico en Inglaterra: "Me venía bien", añade.

De aquellos años en la capital gaditana, Diego pudo dedicarse todo lo que le plació a una de sus aficiones, el fútbol-playa. "Alguna particularidad se me ha quedado, cierto. Se adquieren unas ciertas técnicas, un toque diferente. Me lo dicen los compañeros. Lo que pasa es que hay lances que están prohibidos en mi posición en el campo", dice el chiclanero.

De la arena gaditana al césped de la carretera de Utrera. El partido a partido es ya parte de su repertorio, pese a que, tras ganar al Linares, el filial ha aumentado a diez puntos la ventaja con respecto al quinto clasificado. "No pensamos más allá de la siguiente jornada. Hay que seguir", afirma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios