sevilla f.c.

Su asignatura pendiente

  • Luis Fabiano llegará al derbi después del frenazo en seco de la expulsión en Valladolid avalado por su mejor momento desde que llegó al Sevilla · El paulista, que suma 18 goles, nunca le marcó al eterno rival

Comentarios 1

Luis Fabiano ha ido desquitándose de muchos aspectos pendientes desde que llegó al Sevilla en el verano de 2005. Desde entonces, el delantero de Campinas (Sao Paulo) ha ido creciendo poco a poco hasta llegar a su verdadera eclosión como sevillista. Gracias a su impresionante inicio de temporada, volvió a la selección de Brasil y lo hizo a lo grande. Dunga se acordó de él para el comienzo de las eliminatorias para el Mundial 2010, lo citó por primera vez desde que se hizo cargo de la canarinha y Luis Fabiano respondió con un doblete en su antiguo hogar, Morumbí, que sirvió para doblegar a Uruguay (2-1). Y también ha roto este curso su mal fario en Europa, que lo hizo regresar dos veces a su país. Ahora aparece como pichichi de la Liga y está entre los mejores goleadores europeos, con unos registros magníficos. ¿Qué le falta entonces? El derbi se le resiste, pues jugó cinco y nunca le marcó al Betis.

Es la verdadera asignatura pendiente del goleador paulista, que ha recuperado su apelativo de O Fabuloso y no sólo por los goles, que también, por supuesto. En la Liga manda en solitario con diez tantos, por delante de un larga lista de perseguidores en la que está el otrora máximo artillero sevillista, Kanoute, además del redivivo Raúl, Messi, Van Nistelrooy, Tamudo y Oliveira. Pero su prestación en Europa tampoco se ha quedado atrás y eso le ha llevado a acumular 18 goles entre todas las competiciones oficiales del Sevilla.

Luis Fabiano empezó el curso acercando la Supercopa de España con su 1-0 al Madrid. Después, le marcó tres goles al AEK en la eliminatoria previa a la Liga de Campeones, en cuyo grupo H se destacó con cuatro tantos. El último de ellos llegó en Praga, donde le dio la vuelta al partido con el 0-1 y con la dinamización en el juego por sus enormes cualidades para abrir a los rivales jugando de espaldas. Su concurso fue vital para el 0-3 que acarreó el liderato del grupo H, un logro fundamental visto después el sorteo de octavos de final de la Liga de Campeones.

Fue su último tanto antes de la rigurosa expulsión que sufrió en Valladolid debido a la apreciación errónea de González Vázquez -en el acta redactó que le dio un codazo en el rostro a Alexis, una decisión que ni el Comité de Competición ni el de Apelación han tenido a bien rectificar-. Por ello, seguramente afrontará el derbi del próximo 6 de enero con muchísima motivación y con la idea de sacarse esa espinita clavada.

Quizás una de las claves de que Luis Fabiano haya tenido que esperar tanto tiempo para ser reconocido por la afición sevillista de una forma unánime y general sea precisamente su escasa aportación en el derbi. Su compañero Renato, por ejemplo, marcó el 3-2 del curso pasado y le dio una trascendencia total a ese tanto, a sabiendas de que la imagen de un futbolista cambia a mejor si está avalado por un concurso crucial en estos partidos. A buen seguro, Manolo Jiménez, que ha logrado en sus continuas charlas con el jugador, implicarlo aún más, le recordará esta realidad. Además, tras el 1-1 cosechado en Denia, es muy posible que descanse en el partido de vuelta de la Copa, que se juega el día 2 de enero, para centrarse en el partido del 6 .

escasa aportación

Luis Fabiano no ha tenido aún esa suerte de marcarle al eterno rival que sí conocen Renato, Kanoute o Daniel. En su primera temporada jugó los dos partidos de Liga, pero con escasísima fortuna. En el encuentro de ida, disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán, Juande Ramos le dio la camiseta de titular, pero sólo estuvo con ella 30 minutos, pues el ex técnico sevillista lo sacrificó para dar entrada a Dragutinovic por la temprana expulsión de Javi Navarro (25'), previa a la de Maresca (85'), que fue el autor del único gol del partido. Y en el de vuelta, saldado con 2-1 a favor del Betis, no entró hasta el minuto 80, por Escudé, como un recurso de última hora.

El curso pasado jugó tres de los cuatro derbis que hubo entre Liga y Copa del Rey y sólo faltó en el más decisivo de todos, el de la vuelta copera de cuartos de final (0-1), por decisión técnica. En los tres anteriores, salió como suplente en el de Liga disputado en Nervión (3-2) cuando el Sevilla perdía por 1-2, y fue el primer cambio en los otros dos que jugó como titular, la ida copera y la vuelta liguera, ambos saldados con 0-0.

El paulista tiene además la motivación de seguir luchando por la Bota de Oro, puesto que tras el parón sufrido por su expulsión en Valladolid y su sanción ante el Racing, tres de los jugadores de las grandes ligas que pugnan con él, Trezeguet (13 goles con la Juventus), Benzema (12 con el Lyon) y Cristiano Ronaldo (11 con el Manchester United) le han tomado ventaja. Puede desquitarse en el derbi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios