La 'australian siesta' de Nadal

  • El manacorí revela que cada día duerme cerca de dos horas en la habitación de su hotel

La australian siesta persigue a Nadal en Melbourne. Cada tarde, si está en la habitación de su hotel, se queda frito dos horas. Y ayer pareció dormir una hora extra, una tercera, que explica su desorientación en el primer set del partido que ganó sufriendo sobre el francés Gilles Simon. Lo bueno que tiene el español es que una vez que despierta, su garra se impone.

"No sé qué me pasa, yo nunca duermo siesta, pero aquí, si estoy en el hotel, me quedo dormido", explicó entre risas tras su 7-5, 6-2 y 6-3 sobre Simon, triunfo que lo instaló en octavos de final del primer Grand Slam de la temporada. El número dos del mundo, sufrió mucho más de lo esperado ante el francés, 33 del ranking mundial. Ahora, otro jugador el también galo Mathieu lo espera en octavos de final, pero hay un día antes del encuentro. ¿Qué hace Nadal en una jornada libre? "Nada", respondió, antes de enumerar las actividades que entiende por esto: "Un poco de piscina en el hotel, entrenar, una siesta, jugar un poco a la Play Station... Benito (su jefe de prensa), que me ha roto la camilla y no puedo masajearme". El manocorí le perdonó, al fin y al cabo es un buen joven que, como tantos de su edad, está enganchado a las series estadounidenses. "Terminé hace unos días de ver Lost, pero no me atrevo a verla en inglés, así que hasta que no salga en español no la veo. Ahora empiezo con Prison Break".

Todo, aderezado con una ración diaria de australian siesta, que sólo es peligrosa para Rafa Nadal si le viene con la raqueta en la mano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios