Deportes

Y el 'average' de propina

  • El Cajasol suda tinta china, después de un prometedor primer cuarto, para liquidar al Grupo Capitol, resultado que tranquiliza al equipo de Comas a falta de que hoy jueguen todos sus rivales directos

Comentarios 1

Esto es lo que queda hasta que concluya el curso deportivo. Sufrimiento y más sufrimiento. El Cajasol sacó un complicado duelo en el que sólo le valía la victoria ante un Grupo Capitol que venía de capa caída pero que casi da un disgusto de consideración. La novena victoria en la buchaca y de propina se llevó el equipo de Comas el bendito average particular con los pucelanos, que no está nada mal viendo cómo está el patio. Hoy le toca la responsabilidad de ganar a Grupo Begar, Estudiantes, Fuenlabrada…

Eso sí, este Cajasol es el Guadiana y en 20 minutitos lo demostró. Cara y cruz: Jano. De un gran primer cuarto a un flojo segundo. De dejar al Capitol sin argumentos con un juego agresivo, dinámico, a darle vida antes del descanso.

Ignerski y Kakiouzis motivados, la defensa apretando y contragolpes espectaculares fueron las fórmulas planeadas por Comas para desarbolar a su oponente, cuyas bazas eran balón a Gomis, balón a Eley. Cuando no generaban ni el galo ni el estadounidense, el Cajasol se disparó. Doce arriba en el minuto 6 era para estar más que satisfecho con lo que debía quemar la bola por la trascendencia del duelo. Gomis fue recortando como pudo en el primer parcial, pero el Cajasol estaba enganchadísimo, con un ímpetu no visto en Badalona. Llegó con 14 de renta al segundo cuarto.

Y ahí fue menguando todo. Corrales hizo jugar al Grupo Capitol. Él mandaba. La defensa se resquebrajó y el ataque se obturó: 33 puntos en el primer periodo por 14 en el segundo. Eley se adueñó de la zona y Gomis era una flecha cada vez que penetraba. Recortó a 7 puntos el equipo pucelano aprovechando el desconcierto local, pero paró con un tiempo el partido Comas y Bueno y Kakiouzis, ante el mal día de Ellis, recuperaron los 14 puntos anteriores: 46-34, minuto 16.

En poco más de cuatro minutos fue reflotado el barco vallisoletano. Corrales decidió correr o jugar con Eley y no se sabe muy bien por qué aquello que parecía que estaba chupado pasó a ser otro reto: 47-44 al descanso.

La segunda parte fue de coco y huevo. Vaya drama. Desde jugadas tontas de la semana, como el pase del perdido Ellis, que había amagado el tiro, a un Betts que iba al rebote sin percatarse de nada, a desconcierto arbitral con una técnica no pitada al banquillo visitante por las protestas continuadas.

En fin, que no hay día tranquilo por una cosa o por otra. El nefasto tercer acto debió ser el certificado de defunción del Grupo Capitol, que arrancó horrible la reanudación. Un punto en seis minutos avalan la teoría, pero es que los sevillanos no están para fiestas ni para dar palizas. De la decena de ventaja a los tres nuevamente y al empate a 59 en el minuto 30 roto por una canasta de Miles.

Todo o nada en otro final de infarto. Con Ellis en el banquillo por su gris actuación, Kakiouzis, Ignerski, Bueno y Bennett tenían que tomar el mando. Pero Gomis puso las tablas y Yebra colocó por delante al Capitol, que no había disfrutado de ninguna diferencia a favor salvo el 0-2 inicial.

Hubo encontronazos, líos y más líos, aunque no había forma humana de que se escapara el Cajasol después de voltear la situación y seguir arriba en el marcador. Con la presión de la grada hacia los árbitros se creció Bennett, que no estaba teniendo una buena tarde. Tomó la iniciativa de ganar el encuentro desde los tiros libres y acertó gracias a su oficio. Siguió peleando el Capitol y tuvo a tiro de triple la igualada el conjunto pucelano en el minuto 40. No lo consiguió. Y la novena victoria del Cajasol es una realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios