El bádminton, un asunto de familia

  • Miguel Ángel Bautista Durán . Entrenador del Club Bádminton Triana, equipo de División de Honor

El ascenso del Triana a División de Honor de bádminton ha sido una de las mejores noticias del verano en el deporte polideportivo sevillano. El club que disputa sus partidos en el pabellón de Mar del Plata terminó en tercera posición la fase regular y perdió en la fase de ascenso ante el Oviedo, aunque la crisis hizo que El Veleta de Granada renunciara a su plaza y ella fuera adquirida por el conjunto que entrena Miguel Ángel Bautista, un enamorado de este deporte que buena culpa tiene de los éxitos del club.

Con 18 años ya estaba metido en este mundillo, aunque la familia tuvo mucho que ver. Miguel Ángel es cuñado de Antonio Molina, alma máter del Soderinsa, que fue quien lo introdujo en el mundillo: "Hice unos cursillos, me gustó la cosa y seguí en las escuelas deportivas de Sevilla, hasta que se quedó vacante la plaza de delegado provincial en 1993. Y llevo ahí desde entonces".

Pero no se quedó ahí, puesto que Miguel Ángel Bautista apostó por unir a los mejores jugadores de las diferentes escuelas deportivas de la ciudad para lograr formar selecciones provinciales potentes en todas las categorías y aunar criterios de entrenamientos y preparación.

Y en 1993 se firman los estatutos del Club Bádminton Triana, un club que ha logrado en estas dos décadas una difusión espectacular de este deporte en Sevilla. Precisamente la temporada de mayor éxito del club a nivel sénior, la coyuntura económica le ha hecho tener que eliminar las escuelas infantiles: "Llevamos 20 años con escuelas deportivas para niños y adultos pero este año con los recortes que ha habido no hay bádminton para niños pequeños por primera vez, porque tiene que ser un deporte que se haga en los colegios y no todos lo tienen, y es una pena que tras 20 años consecutivos precisamente este año no las podamos hacer".

Pero esta situación no desamina a nuestro protagonista, que no duda en afirmar que el bádminton pasa por uno de los mejores momentos de su historia en la ciudad: "El bádminton, pese a todo, está en un buen momento. Hemos llevado jugadores a los Juegos, lo que demuestra el nivel deportivo que hay, pero está claro que la crisis va a trastocar muchas cosas del bádminton tal y como lo entendemos hoy, por lo que habrá que trabajar aún más duro para sacar lo máximo de lo que tenemos", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios