Betis Energía Plus-Divina Seguros Joventut · la crónica

Agarrados al milagro (86-81)

  • El Betis vence en un dramático duelo al Joventut, con el que iguala el 'average', tras siete derrotas.

  • Schilb apareció en el momento justo para liderar a su equipo, que ya no es colista.

Nelson, en primer término, sonríe mientras sus compañeros celebran el triunfo. Nelson, en primer término, sonríe mientras sus compañeros celebran el triunfo.

Nelson, en primer término, sonríe mientras sus compañeros celebran el triunfo. / ACB Photo

Comentarios 1

Mientras haya vida... Y hay algo de vida para el Betis Energía Plus, que en un encuentro dramático ante el Joventut, último contra penúltimo, venció con sufrimiento para agarrarse al milagro de la salvación. Pero hay que ver lo que costó. Con una defensa en la que los cambios no funcionaban y los verdinegros tiraban demasiado a menudo sin oposición, jugárselo todo a defender, como hizo Óscar Quintana en el último ataque de la Penya ganando de tres puntos parecía un suicidio. Pero le salió bien la jugada, pues Laprovittola no pudo levantarse y su pase lo cazó Kelly, que fue objeto de falta por un López-Aróstegui que pecó de inexperiencia y permitió a los locales igualar el average.

No pareció para nada, sin embargo, que el conjunto verdiblanco se estuviese jugando la vida. Casi parecía que ni se jugaba un paquete de pipas por la nula actitud defensiva que exhibía en la pista. Tres semanas para trabajar y preparar un encuentro clave y la Penya a golpe de triples, lanzados siempre sin oposición, se puso en un visto y no visto con un aterrador 6-18 en apenas cuatro minutos. Los jugadores locales se encargaron aún más de enfriar un frío ambiente, seguramente por la tensión de un duelo en el que Óscar Quintana no reaccionaba. No pidió tiempo muerto. No lo creería oportuno. Ya un rebote ofensivo de Jerome Jordan ante Kelly en la primera acción evidenció que alguno de los béticos no se habían enterado de qué iba esto.

Con 12 puntos en contra a las primeras de cambio, como es costumbre en el cuadro sevillano esta campaña, el Betis reaccionó de la mano de Booker. Explosivo en ataque, el base estadounidense imprime una marcha más en ataque al equipo, aunque aún debe enterarse de que en la ACB, al contrario que en la liga de desarrollo estadounidense, los rivales defienden de verdad. Con Anosike anotando desde la personal la mitad de sus lanzamientos, la segunda falta de Jordan lo llevó al banquillo. Una amenaza menos y llegó el colapso en los visitantes. Laprovittola, Sergi Vidal, Kulvietis... Todos se encontraban con el aro. Seguían lanzando casi sin oposición, pero ya no entraban mientras que en la otra canasta Nelson culminó la remontada con un triple y Golubovic cerró el cuarto con un dos más uno. Lo más difícil otra vez estaba hecho. Volver al partido. Más bien, en este caso, entrar en él.

Schilb, poco activo en los primeros 10 minutos, redondeó el parcial para el conjunto hispalense hasta el 18-0 con una fácil canasta (24-18). Un parcial que en una situación normal habría servido para abrir brecha en el marcador, pero este Betis es último por algo. Y el Joventut, penúltimo con las mismas victorias, por algo también.

Con Dimitrijevic imponiendo su físico a Mikel Úriz los catalanes dieron de nuevo señales de vida. Duran tiró de Jordan de nuevo y a los de Quintana les costó entender que había que buscar en ese momento a Golubovic. Iván Cruz se empeñaba en fallar desde el triple hasta que en el octavo ataque le llegó el balón al pívot montenegrino, que anotó sin problemas. Acto seguido le sacó la tercera personal a Jordan. Costó entenderlo, pero se hizo. El intercambio de golpes y de errores se mantuvo hasta el final del cuarto. Demasiados miedos en uno y otro lado. Demasiados nervios. Un triple de Schilb pudo darle aire al Betis, pero Laprovittola contestó con otro lanzando completamente solo tras driblar a Mikel Úriz y al paso por los vestuarios se llegó con un 35-31 para los locales que hacía presagiar un duelo ajustado hasta el final.

Y así fue. Intercambio de golpes y de errores en el tercer cuarto lo dejaron todo para que se resolviera al final. Apareció Schilb, por fin, en un momento en el que los dos equipos no querían atacar. Preferían esperar el fallo del rival. Pero el estadounidense, con pasaporte checo, tiene calidad de sobra y debe ser uno de los líderes de este Betis. Once puntos seguidos suyos y una asistencia le dieron la vida a los verdiblancos, que encontraron a un valiente entre tanto jugador timorato. Laprovittola, que ganaba siempre la iniciativa ante Úriz, respondió y los triples de la Penya, de nuevo lanzando solos, mantuvieron la emoción con los aciertos de Kulvietis y el base argentino, al que con un soplido le pitaban falta mientras en la otra zona ni arrancándole el brazo a Kelly pitaban los árbitros. El hándicap de toda la temporada.

Pero las canastas de Schilb y otra de Booker colocaron al Betis siete puntos arriba a poco más de un 1.30 del final. En circunstancias normales la victoria no se debía escapar, pero el Betis de Quintana no sabe que son circunstancias normales. Dos triples de Gielo y Richard, que tiraban solos porque la defensa sevillana es un coladero, llevaron el miedo a las gradas de San Pablo. Encima Nelson agotó los cinco segundos (justitos, la verdad) en un saque de fondo justo tras un tiempo de Quintana: 82-81 y bola para la Penya a 31 segundos del final. Lo que hay que ver. Pero Laprovittola se quiso vestir de héroe y falló un triple que no era la mejor opción. El rebote le llegó a Schilb, que aseguró la bola a la espera de la falta. Los tiros libres para adentro: 84-81 y apenas un puñado de segundos por delante. A Durán le pesó entonces la equivocación de unos minutos antes, cuando a 3.01 del final pidió tiempo muerto justo antes de el de la televisión. Y cuando le hizo falta para que su conjunto sacase en campo contrario, no lo tenía y tuvo que subir la pelota desde su canasta.

Hará falta el Betis. Es lo que pensó todo el pabellón. Pero no. Le dieron la última bala al argentino, que erró y para colmo a Kelly le hicieron falta mientras a Carles Durán se lo llevaban los diablos porque con sus tiros libres se igualó el average. Hay algo de vida para el Betis Energía Plus, pero con qué sufrimiento. Y hay que seguir ganando. Ahora a pensar sólo en el Andorra.

Ficha técnica:

86 - Real Betis Energía Plus (22+13+23+28): Booker (20), Nelson (8), Schilb (22), Kelly (15), Anosike (2) -cinco inicial-, Alfonso Sánchez (-), Iván Cruz (4), Mikel Uriz (1), Josep Franch (3) y Golubovic (11).

81 - Divina Seguros Joventut (18+13+27+23): Laprovittola (12), Patrick Richard (20), López-Arostegui (16), Kulvietis (18), Jerome Jordan (4) -cinco inicial-, Dimitrijevic (4), Conger (-), Birgander (-), Sergi Vidal (-), Ventura (-) y Gielo (7).

Árbitros: Antonio Conde, Óscar Perea y Jorge Martínez Fernández. Sin eliminados por cinco faltas personales.

Incidencias: Partido de la vigésima primera jornada de la Liga Endesa, disputado en el Palacio de los Deportes San Pablo ante cerca de 5.500 espectadores. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios