betis energía plus

Anosike, mejor tarde que nunca

  • El cambio en el juego del pívot es evidente en las últimas jornadas

Anosike pelea por un rebote ante los jugadores de Unicaja Brooks y Salin. Anosike pelea por un rebote ante los jugadores de Unicaja Brooks y Salin.

Anosike pelea por un rebote ante los jugadores de Unicaja Brooks y Salin. / acb photo

Al principio de la temporada uno veía a Anosike y veía más un ala-pívot sin rango de lanzamiento que un cinco. El nigeriano se salía a la línea exterior constantemente a recibir, apenas hacía bloqueos y en vez de pedir dentro el balón lo agarraba fuera y penetraba contra el mundo. Su juego en las últimas semanas ha cambiado: mejor tarde que nunca, porque el Betis Energía Plus ha encontrado una vía anotadora más en una posición bastante limitada por momentos.

Golubovic sí es un jugador capaz de generarse canastas por sí solo, aunque no aprovecha su envergadura por ser a menudo demasiado blando y timorato. Anosike es todo lo contrario. Una bestia, en el buen sentido de la palabra, pero que debía anotar desde debajo de la canasta tras un rebote o una buena asistencia porque le faltaban fundamentos para recibir y hacerse con los espacios.

Los técnicos de la casa han trabajado especialmente con él para mejorar este aspecto y sus números en los últimos partidos demuestran su evolución. Empezó sorprendiendo por su fuerza en un conjunto anárquico. En las diez primeras jornadas, saldadas todas con derrotas, promedió 11,2 puntos y 5,5 rebotes. Buena aportación que casi siempre chocaba con los pívots rivales, que solían hacer igualmente buenos números.

En la racha de cuatro triunfos seguidos, desde la jornada 11 a la 14, sus estadísticas, sin embargo, cayeron en picado: no llegó a los cinco puntos de media y 4,5 rebotes, un punto por debajo en esta faceta respecto al anterior tramo.

De nuevo elevó sus prestaciones en los seis siguientes choques, desde la jornada 15 a la 20, saldados de nuevo todos con derrotas: 11 puntos y 6,5 rebotes con buenas, pero inservibles, actuaciones como ante el Barcelona (22 puntos y seis capturas) o Burgos (12+6), pero el Betis no ganó ninguno de sus encuentros.

Volvió de nuevo el cuadro verdiblanco a la senda del triunfo ante el Joventut en la jornada 21, en la que el Anosike anotó dos puntos (2/4 en tiros libres porque ni tiró a canasta) y apenas recogió un rechace, para volver a destacar en dos nuevos tropiezos: ocho puntos y cuatro derrotas frente al Andorra y 21 puntos (9/10 en tiros de campo) ante el Bilbao. El domingo, por fin, destacó y el equipo ganó: 12 puntos (los mismos que sumaron los tres pívots del Unicaja) con 5/7 en lanzamientos y 12 rebotes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios