Planificar en la sombra o esperar

  • El Betis, que sólo tiene en nómina a Alfonso Sánchez, no se movería hasta mediados del mes de julio

Alfonso Sánchez y Triguero, en San Pablo durante un entrenamiento. Alfonso Sánchez y Triguero, en San Pablo durante un entrenamiento.

Alfonso Sánchez y Triguero, en San Pablo durante un entrenamiento. / josé ángel garcía

Comentarios 1

Acabada la liga regular el pasado domingo, sólo ocho de los 17 equipos de la ACB siguen compitiendo. De los otros 11, nueve ya se mueven para ir perfilando sus proyectos deportivos de la próxima campaña, la renovación de abonos..., y otros dos, Manresa y Betis, esperan. Acabaron en puestos de descenso y apuran, antes de hacer movimiento alguno, para intentar mantenerse en la ACB, como ha pasado en las últimas cinco temporadas, en las que nadie bajó deportivamente (el verano pasado el Gipuzkoa fue invitado a mantenerse en la máxima categoría y lo rechazó por sus problemas económicos).

En el mejor de los escenarios será en las primeras semanas de julio cuando el Betis Energía Plus sepa qué liga disputa y podrá ponerse a trabajar en ello. Viene siendo ya algo habitual eso de empezar a diseñar el equipo tarde y, últimamente por este motivo, mal. Hace dos años, La Caixa le dio una vida extra al club un 5 de agosto. Una semana más tarde se renovó a Luis Casimiro y los fichajes comenzaron a caer cerrándose la plantilla el 7 de septiembre con Alfonso Sánchez. El pasado curso la entidad heliopolitana llegó a un acuerdo con el propietario para hacerse con las acciones, vía Energía Plus, el 21 de julio. El 28 de ese mes, se hizo oficial la contratación del Zan Tabak y el último fichaje se produjo día 27 de agosto con Kenny Chery.

En realidad, si el club sevillano conoce su destino alrededor del 10 de julio hay tiempo de sobra para conformar una plantilla que no debutaría hasta entrado octubre, independientemente de la categoría en la que juegue. Pero bien haría en ir haciendo movimientos desde ya, precontratos que se puedan romper si el destino lo coloca en la LEB Oro finalmente, para que no pase lo de este ejercicio, en el que la falta de química del vestuario llevó al conjunto verdiblanco hasta el pozo. Faltó un núcleo duro de jugadores nacionales capaces de tirar del resto de sus compañeros y ése sería el primer punto a resolver de seguir en la ACB.

Alfonso Sánchez tiene contrato en vigor. Es el único junto a Tomeu Rigo y Leo Cizmic. El primero, probablemente, saldría cedido; el croata debería tener ya ficha del primer equipo tras su paso por la LEB Plata esta campaña. La cesión de Marc García, salvo que el Barcelona lo reclamase, era por dos temporadas (en ACB), por lo que podría mantenerse en la plantilla, mientras que Triguero firmó un 1+1 que se romperá a finales de junio, ya que aún no se sabrá en qué competición se jugará. Lockett es el otro jugador en esa situación, pero tenía una opción de corte por su lado y la hará efectiva para marcharse a otro conjunto.

El resto de los componentes de que descendió al equipo acaban contrato, por lo que el club debería fichar de nuevo a una plantilla completa. Durante el curso, cuando parecía que la salvación estaba amarrada al final de la primera vuelta, se pensó en renovar a alguna pieza. Las derrotas hicieron que se dilatase en el tiempo y al final la idea inicial quedó en nada ante la mala dinámica del plantel y el cambio en el rendimiento de algunos jugadores.

Radicevic, que lleva cinco años en Sevilla, acaba contrato. Tras un curso discreto, no sería complicado renovarlo si cuadrase económicamente. Nachbar quiere seguir en activo. Es de los pocos que sigue en Sevilla -tiene a las hijas escolarizadas- y debería rebajar el caché si, como dijo, no quiere retirarse habiendo descendido al Betis. Las opciones de Mahalbasic y Milosevic también se valoraron. El serbio ha cumplido y su coste es ínfimo, pero necesitaría un ala-pívot titularísmo por delante. En el caso del pívot austriaco su final de ejercicio ha sido decepcionante y no es un jugador asequible y no parece que esté dispuesto a rebajar su sueldo (ni él ni su agente) el año que viene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios