Betis E-Plus

Una contrarreloj por evitar ser último

  • El Betis es también el que peor lo tiene en esta carrera, al salir perdedor de cualquier doble o triple empate

Javi Carrasco da intrucciones a sus jugadores delante de su banquillo dutante el partido contra el Gran Canaria. Javi Carrasco da intrucciones a sus jugadores delante de su banquillo dutante el partido contra el Gran Canaria.

Javi Carrasco da intrucciones a sus jugadores delante de su banquillo dutante el partido contra el Gran Canaria. / acb photo

Comentarios 1

Los 18 puntos de ventaja ante el Burgos en San Pablo o los 11 con los que arrancó en la primera vuelta el cuarto definitivo, la última jugada con tres opciones para ganar al Gran Canaria, el horrible final en Zaragoza tras dominar buena parte del choque... Demasiadas veces se ha caído como para hablar de mala suerte, sobre todo cuando ello se adoba con derrotas vergonzantes como las del Palau ante el Barcelona (la mayor diferencia de la historia en la era ACB) o la del domingo en casa ante el Baskonia (la mayor derrota del club sevillano como local). Sin olvidar otras como la encajada en San Sebastián, contra el Real Madrid, en Valencia o en Málaga ante el Unicaja, entre otras.

No es matemático aún, pero el descenso a la LEB Oro es cuestión de tiempo. Demasiados errores y oportunidades que se escaparon como para apelar ahora a un milagro imposible, aunque la última carta será, al menos, tratar de evitar el farolillo rojo al final de la competición por si acaso. Pero incluso en esa contrarreloj lo tiene complicado el conjunto bético, con el peor calendario y números de los todavía tres implicados.

A los hispalenses, con siete triunfos en su casillero, les queda visitar este miércoles en partido adelantado de la jornada 33 al Real Madrid, el sábado jugar con el Obradoiro y acabar en casa con un Iberostar Tenerife que se estará jugando el play off. El Tecnyconta Zaragoza, que suma nueve victorias y está ahora fuera de la quema, juega el domingo en la capital costasoleña con el Unicaja, recibe a un Fuenlabrada en caída libre y acaba desplazándose al Palau. Complicados duelos, pero sale adelante en cualquier doble o triple empate -resulta impensable que el Betis, con el que iguala el average particular, remonte en tres duelos el -181 respecto a los maños en el general-, por lo que sacando la cita en el Príncipe Felipe le podría bastar.

Al Bilbao Básket, por su parte, se mide en su feudo con otro equipo vasco este fin de semana, el Baskonia en plena lucha por ser segundo y asegurarse en semifinales el factor cancha, repite en Miribilla ante un UCAM que aún tendrá opciones de pelear por acabar entre los ocho primeros y concluye en la cercana Burgos, ante un rival de fiesta que no se juega nada atada ya su permanencia y con un amplio desplazamiento de hinchas bilbaínos.

La importancia de no acabar último no es algo baladí, ya que ante cualquier posible renuncia del equipo que ascienda, que puede no cumplir los requisitos de la ACB, el penúltimo sería repescado. Aunque incluso en esa carrera el Betis lo tiene difícil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios