Cuando la unión hace la fuerza

  • El equipo de Quintana renace de sus cenizas gracias a la aportación de todos sus integrantes

Golubovic intenta frenar al base del UCAM Murcia Hannah. Golubovic intenta frenar al base del UCAM Murcia Hannah.

Golubovic intenta frenar al base del UCAM Murcia Hannah. / Marcial Guillén / efe

La victoria del pasado domingo ante el UCAM Murcia, segunda de la temporada y primera a domicilio, certificó la mejoría del Betis Energía Plus. A pesar de que la salvación, que actualmente marca el Gipuzkoa Básket con cuatro triunfos -dos más que el plantel verdiblanco- aún se antoja lejana, el despertar ya es un hecho, y sobre él habrá que seguir construyendo la escalada en las próximas jornadas.

El equipo que dirige Óscar Quintana ha recuperado la sonrisa merced a unos números que han empezado a crecer desde la defensa y la fuerza del bloque en las rotaciones. Sólo así se explica que de los 87 puntos de media que encajaba el equipo hasta la décima jornada se haya bajado a los 70. El primer paso para retornar a la senda del triunfo.

A la evolución en defensa se le ha sumado la aportación desde el banquillo, como ocurrió en el Palacio de Deportes de Murcia, donde todos los jugadores que participaron sumaron al menos un punto al casillero verdiblanco. De esta forma, las aportaciones de Alfonso Sánchez, Anosike y Golubovic resultaron claves.

Además, el bloqueo que sufren los rivales por el trabajo defensivo bético viene acompañado de la mejoría en el porcentaje de tiros desde la línea de tres puntos. En este aspecto la mejoría también es la sustancial, pues ha pasado de un discreto 30% de media a un esperanzador 45% en las dos últimas semanas.

Con una defensa recompuesta, un banquillo enchufado para tirar del carro cuando el entrenador así lo requiera y un juego ofensivo capaz de superar, ahora sí, los muros rivales, la estela de Ryan Kelly y Blake Schilb brilla más que en ocasiones anteriores. Si ir más lejos, el ala-pívot anotó 21 puntos, por 13 del alero.

Los estadounidenses asumen por méritos propios los roles de protagonistas, sobre todo en el caso del primero, máximo anotador del plantel con 190 puntos, 15,8 de media por partido. Unas cifras que le permiten ocupar la sexta posición del ranking general de la ACB.

Ya lo dice el refranero popular: la unión hace la fuerza. Efectividad en ataque, solvencia atrás y lo más importante: confianza. El Betis por fin se cree de lo que es capaz. Que la racha no cese.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios