Una vacante ocupada

  • El donostiarra Antonio Alonso, que ocupó el cargo de secretario técnico en el Gipuzkoa Básket entre 2006 y 2016, se incorpora al Betis

Antonio Alonso presenta a los medios guipuzcoanos al estadounidense Ivan Johnson, que no llegó a debutar con el Gipuzkoa Básket. Antonio Alonso presenta a los medios guipuzcoanos al estadounidense Ivan Johnson, que no llegó a debutar con el Gipuzkoa Básket.

Antonio Alonso presenta a los medios guipuzcoanos al estadounidense Ivan Johnson, que no llegó a debutar con el Gipuzkoa Básket. / tom hevezi / efe

Comentarios 1

El modelo de un entrenador que fiche no es lo ideal. En Sevilla funcionó con Luis Casimiro, pero que saliese bien el invento no quiere decir que sea lo ideal. La premura de los tiempos este verano -el 31 de julio se anunciaron las medidas cautelares que mantenían al Betis Energía Plus en la ACB- hizo que se apostase por no cubrir la vacante de Berni Rodríguez como director deportivo, pero el club sevillano ya lo ha hecho y desde ahora será Antonio Alonso la cabeza visible de este departamento.

El donostiarra, de 39 años de edad (18-05-1978), llegó anoche para ser presentado hoy como secretario técnico, puesto que ejerció en el Gipuzkoa Básket desde 2006 hasta 2016. Una década con luces y sombras, éxitos y hasta cuatro descensos (sólo dos fueron efectivos). Licenciado en Filosofía por la Universidad del País Vasco (2001) y entrenador superior de baloncesto (2001), ha desarrollado el grueso de su trayectoria profesional en el conjunto guipuzcoano, pues en la 2005-2006 fue entrenador ayudante del conjunto donostiarra cuando militaba en la LEB Oro. Esa campaña el cuadro vasco ascendió a la ACB y Alonso se encargó de diseñar una plantilla que, con pocos recursos, descendió. Tras un año en LEB Oro volvió a subir y ya en la 2008-2009 acabó duodécimo con Andy Panko y Lou Roe, dos ex cajistas, como máximos referentes. Ambos fueron claves en el ascenso, lo que evidencia el dinero que se movía antes en la segunda categoría del baloncesto español en comparación con la actualidad.

La apuesta de Alonso para subir fue Pablo Laso, actual técnico del Real Madrid, que en la 2009-2010 dejó al equipo en decimocuarto lugar, el mismo puesto que en la 2010-2011, curso en el que llegaron jugadores como Jimmy Baron, Alfonso Sánchez, ahora en el Betis, y veteranos como Javi Salgado o el georgiano Tskitishvili.

La temporada 2011-2012 es la mejor de la historia del Gipuzkoa, logrando meterse en la Copa del Rey y en los play off con un meritorio quinto puesto. Esa campaña la apuesta del secretario técnico fue Sito Alonso y sumó al bloque que tenía a Raulzinho Neto, actual base de los Jazz que llegó procedente del Pitagoras Minas Tenis Clube de Brasil con 19 años, y Sergi Vidal, además de Papamakarios, Betts, el húngaro Lorant o el nigeriano Adeleke.

El Gipuzkoa fue decimoséptimo el curso siguiente (2012-2013), aunque no descendió gracias al canon de ascenso. Apostó por Dani Díez, ahora en el Unicaja, pero notó en exceso la salida de hombres como Sergi Vidal y Panko. Aprovechó el equipo la oportunidad e incorporó para la 2013-2014 entre otros, a Huskic (21 años entonces), Jason Robinson, Ramsdell, Winchester o Will Hanley, al que Alejandro Martínez tuvo en el Iberostar Tenerife después, que lograron un décimo puesto.

En los dos años siguientes las cosas no fueron bien. En la 2014-2015 el club vasco fue decimoséptimo, aunque mantuvo la categoría. De ese equipo destacó sobremanera la incorporación de Jared Jordan, que acabó siendo el máximo asistente de la liga con un promedio de siete por encuentro. En la 2015-2016, la última de Alonso armando el proyecto donostiarra, firmó siete jugadores pese a lo que el equipo fue último descendió. De nuevo mezclando veteranía con inexperiencia y experimentos. Desde Pedro Llompart a los cortados a mitad de curso Lawrence, Travis Wear o Milbourne. Ese año fichó a Ivan Johnson, un ex NBA que no llegó a debutar por una inadaptación como le ha ocurrido a Samardo Samuels este verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios