El bíceps de la medular

  • N'Zonzi y Krychowiak demuestran en San Mamés que su concurso puede ser capital en lo que resta de temporada Músculo, posicionamiento y salida del balón, asegurados con la dupla

Un bíceps en la medular no sólo por los músculos de las piernas y los brazos fundamentales en las contracción de las extremidades, sino por la acepción patrimonial que refiere al objeto bifronte, de dos cabezas, con dos cabos. A ambos conceptos cabría asociar la dupla formada por N'Zonzi y Krychowiak, un músculo de dos nudos fundamental en la contracción del centro del campo sevillista. San Mamés, la Catedral, ya fue testigo excepcional de lo que pueden dar de sí el polaco y el francés cuando se encuentran físicamente en plenitud. Quizá fuera el jueves la primera vez que tal circunstancia coincidió.

Mucho está hablándose en las tertulias de color nervionense acerca del paso adelante dado por el equipo de Unai Emery en la segunda mitad ante el Athletic, la mitad definitiva. Y no andaría muy descaminado quien afirmara que, en el citado paso adelante, tuvo gran influencia el juego exhibido por N'Zonzi y Krychowiak, sólidos, vigorosos y, ante todo, compenetrados en esa zona ancha que a los bilbaínos se les hizo tan y tan estrecha.

La superioridad llegó por ahí. Tanto Beñat como San José o Eraso, titulares contra el Sevilla, conformaban un centro del campo invicto en San Mamés en los siete encuentros previos disputados esta temporada en la Liga Europa. Y tuvo que llegar el Sevilla para horadar la honra vizcaína.

Muchas ganas tenía el sevillismo de ver en acción a los dos mediocampistas con mejores hechuras de la plantilla. En este punto radicaba hasta la fecha el problema en la presente campaña. El azar ha querido que mientras N'Zonzi disfrutaba de sus picos físicos, Krychowiak se encontrara de baja por lesión. Al contrario ha ocurrido igual. Dos convalecencias han impedido a los dos mediocentros coincidir en las alineaciones: el polaco estuvo ausente en Liga desde la jornada vigésima segunda hasta la vigésima novena a causa de un esguince del ligamento lateral interno que fue complicándosele. Por su lado, al francés le pesó durante cuatro jornadas (desde la decimosexta a la decimonovena) una afección de grado I en el semitendinoso derecho.

El parte médico, por tanto, vedó al aficionado presenciar el tándem llamado a ser clave del Sevilla de aquí a la finalización de la temporada, con una especial dedicación a lo que pueda deparar la competición sevillista por excelencia, la Liga Europa, a cuya semifinal ya se asoma después de profanar San Mamés con las mismas armas de intensidad viril a las que tanto acostumbra el conjunto dirigido este curso por Ernesto Valverde.

Con el dúo de músculo y cabeza en la medular, este Sevilla no puede sino seguir creciendo. Basta analizar los resultados logrados durante la temporada cuando Krychowiak y N'Zonzi han dirigido los papeles en el centro sevillista. Al margen de los encuentros de la Liga de Campeones, el polaco y el francés han jugado juntos en 16 citas ligueras, con un balance de siete triunfos, cinco empates y cuatro derrotas. Sin ser un resultado espectacular, sí es pertinente advertir que, con los dos en el terreno de juego, equipos de la entidad del Barcelona, Real Madrid o Valencia -encuentros todos de alta tensión, tanto en el ambiente como en el césped- no pudieron evitar morder el polvo ante la tropa de los de Emery.

Manifiestamente superiores a sus compañeros en la zona gris del campo, máxime si se acercan a reeditar la notabilísima actuación protagonizada ante los leones, Krychowiak y N'Zonzi han podido ganarse los galones para lo que resta de temporada, incluidas las importantes citas que se le avecinan a los domiciliados en el Sánchez-Pizjuán. En el caso de que el equipo llegara a una nueva final de la Liga Europa, sería la cuarta del polaco, ya campeón en la Liga Europa del pasado año y subcampeón en las Supercopa continentales de 2015 y 2016. Para N'Zonzi, en cambio, sería la primera final tras haber estado de baja por salmonelosis en la final de la Supercopa europea de 2015 y perderse también la próxima de la Copa del Rey por sanción. La de la Liga Europa de este año, por tanto, podría ser efectivamente su estreno en una final. Su final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios