Un boceto en la cabeza

  • El club trabaja con la idea de mantener una columna vertebral de seis o siete jugadores Cizmic sería la ficha número 11 y Rigo saldrá cedido

 Que aún no se tenga un presupuesto cerrado con el que trabajar ni se conozca de manera oficial qué grupo liderará la nueva temporada cajista no impide que Luis Casimiro y el presidente, Fernando Moral, sigan trabajando con la idea de continuidad del proyecto iniciado esta campaña, sobre todo tras la gran segunda vuelta (nueve victorias) firmada.

Es lo lógico, ya que no hace falta más que mirar al pasado reciente para saber qué hay que hacer y qué no. Por ello se han puesto manos a la obra, aunque estén atados, para empezar a diseñar el nuevo ejercicio 2016-2017, aunque sea con un simple boceto. La idea es mantener la columna vertebral de este curso y que repitan seis o siete jugadores, aunque con algunos hay que negociar con el 30 de junio como fecha límite o clave por los contratos, por lo que es de esperar que el futuro de la entidad se resuelva en un par de semanas. No en vano, hay negociaciones avanzadas con un grupo interesado en adquirir la entidad.

En la cabeza del técnico hay diseñado un equipo con diez fichas profesionales, en el que habría que hacer tres o cuatro fichajes como máximo dependiendo de cómo se desarrolle el mercado. Esto es, dependiendo de lograr convencer a Jordan para que se quede, pues no es lo mismo tener que fichar a un cinco en teoría suplente que a dos, uno con un rol protagonista; que Bamforth continúe en Sevilla (sus agentes deslizan que pueden llegar ofertas desde Turquía); y que Hakanson vuelva a la capital andaluza como cedido, lo que casi se puede dar por hecho.

Con este panorama, la principal atención se centraría en acertar en el alero titular, un problema en las dos últimas temporadas, para redondear una plantilla que estaría apoyada por el canterano Leo Cizmic como undécima ficha. El croata, que se convirtió con Casimiro este año en el debutante más joven del Baloncesto Sevilla en la ACB, estaría a caballo entre el conjunto filial de Liga EBA y el primer equipo, como en su día estuvieron Satoransky y Sastre, primero, y Balvin después. Es la mejor opción para que el joven alero balcánico, de 17 años, se siga fogueando y no acuse la pérdida de minutos en competición como le ha pasado esta temporada a Tomeu Rigo.

El balear, que en mayo cumplió 19 años, ha entendido que lo mejor para seguir progresando es tener minutos. A mitad de campaña salió cedido al Cáceres de LEB Oro en busca de un ritmo de competición que en el CB Sevilla no podía tener y con esa idea encarará el próximo ejercicio y buscará un conjunto de la segunda categoría para recuperar sensaciones y volver a tener un papel más protagonista.

Dependiendo del dinero y de la formación de la plantilla, se estudiaría la contratación de un duodécimo jugador, seguramente un quinto pívot, si bien esta opción vendría marcada también por la necesidad (o no) de cumplir con el marco de contratación que obliga a tener en la plantilla a cuatro (como mínimo) jugadores de formación. En principio se cuenta con volver a disponer de la cesión de Hakanson y renovar a Alfonso Sánchez y Oriola, con la duda de si Berni Rodríguez se mantiene un año más en activo o decide poner punto y final para iniciar su carrera en los despachos como director deportivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios