El autor del botellazo a Juande no podrá entrar en espectáculos deportivos

  • Le será prohibida la entrada durante los dos próximos años y además deberá pagar una multa e indemnizar al técnico

Comentarios 2

El autor del botellazo que dejó inconsciente al entonces entrenador del Sevilla FC Juande Ramos, en un partido contra el Betis, ha sido condenado a pagar una multa, a indemnizar al lesionado y durante dos años tendrá prohibido entrar a cualquier espectáculo deportivo.

La sentencia fue notificada personalmente al acusado ayer, pero hasta el lunes no la tendrán los abogados personados en la causa.

Fuentes del caso han indicado a Efe que la sentencia del juzgado penal 2 acoge la petición de la fiscalía e impone al acusado una multa por un delito de desórdenes públicos y otra por una falta de lesiones, así como la obligación de indemnizar a Juande Ramos con 350 euros.

El acusado Ángel Ch.R., de 30 años, cuya defensa pidió la absolución, explicó en el juicio que, como bético, "le dolió" el gol que acababa de meter el Sevilla F.C. bajo sus propios ojos, pero añadió que él no fue quien arrojó la botella de medio litro de refresco contra el banquillo sevillista.

También afirmó que desde la zona de la grada donde estaba sentado el 28 de febrero de 2007, en el estadio Manuel Ruiz de Lopera, cayeron muchos objetos contra el banquillo visitante, y ha negado haber exclamado tras el impacto "le he dado", como aseguran varios testigos.

No obstante, dos testigos presenciales lo reconocieron sin lugar a dudas como el espectador que obligó a hospitalizar durante un día a Juande Ramos como consecuencia de la conmoción que le produjo el impacto de una botella medio llena de líquido.

Juande Ramos, ahora entrenador del Tottenham inglés, se encontraba de vacaciones cuando se celebró el juicio -el pasado 18 de junio- y no acudió a Sevilla pero estuvo representado por un abogado que ejerció la acusación particular en su nombre.

La defensa del procesado pidió la absolución pero la Fiscalía de Sevilla solicitó para él una condena de 4.680 euros en dos multas por un delito de desórdenes públicos y una falta de lesiones, junto a la prohibición durante dos años de acceder a espectáculos deportivos.

Los hechos ocurrieron durante un derbi Betis-Sevilla que se disputaba "con gran afluencia de público" y donde el acusado presuntamente lanzó una botella contra el banquillo del equipo visitante, "pese a conocer las graves consecuencias que podía ocasionar con su acción, dada la naturaleza del partido y el elevado número de espectadores que asistían al mismo", según el fiscal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios