Ni brillantez ni, menos, oficio

  • El Betis no domina el balón como en los dos últimos partidos y carece de llegadas al área rival · Con el partido a favor, el enésimo error del año cuesta dos puntos

Comentarios 2

Cuando por distintas causas no se alcanza el juego de otras ocasiones, el manual indica que un candidato al ascenso debe tirar de oficio. Y el Betis, que se encontró con un gol antes del descanso, mantenía el partido controlado en el comienzo de la segunda mitad, pero el enésimo error individual del año cuesta los dos puntos.

Víctor Fernández intentó mantener la identidad del equipo, pese a la baja de Emana, pero el camerunés es indispensable para que el Betis se haga respetar en la zona ofensiva. Pese a la mejoría física de algunos como Jonathan Pereira, Sergio García o Capi, el Betis no tuvo tanta llegada al área contraria, lo que demuestra que no anda sobrado de calidad, e incluso el Recre tuvo sus opciones.

Defensa

La falta de control en el juego provocó que la defensa bética jugara más retrasada desde el inicio que en anteriores partidos. Además, el dominio aéreo de Barrales y Braulio obligó a los centrales béticos a guardar más la posición, aunque se defendió con orden y contundencia.

El único lunar llegaría en la jugada del gol recreativista y éste partiría desde un error de Capi que agravaría otro de Iriney. Un jugador de su experiencia no puede perder ese balón con el equipo saliendo y, si lo hace, debe parar la jugada en falta. La ejecución de Emilio Sánchez es perfecta, pero también Carlos García le concede metros en las inmediaciones del área.

Ataque

El estilo que Víctor pretende en cada partido se vio a ratos. Al Betis le costó dominar el balón, ante la falta de Emana, el único jugador capaz de aguantar y tocar en tres cuartas partes de campo. Sólo Capi, que apareció por esos terrenos tras el descanso, por el cambio de posición con Pereira ordenado por el técnico, fue capaz de enlazar con las puntas, como en gol o en alguna jugada del arranque de la segunda mitad, pero sin la brillantez de otras ocasiones.

Sin una circulación de balón tan acertada, Nacho, el mejor del equipo bético, se atrevió a desastacar el juego por la izquierda, algo a lo que Nelson sólo se animó en los minutos finales. El Betis no cogió aire con los cambios, algo que ya le ha venido sucediendo en los últimos partidos, ante la escasa aportación de jugadores como Pavone o Aurelio cuando salen desde el banquillo.

Virtudes

La salida del equipo tras el descanso, donde debió sentenciar el encuentro. Sólo el error en el gol encajado complicó un partido que parecía controlado.

Los buenos minutos de Nacho en el lateral, donde no sólo no se complica en tareas ofensivas, sino que es capaz de otorgarle salida al balón y llegar arriba como en la asistencia del gol.

Talón de aquiles

La falta de efectivos en la zona delantera, lo que no le permite introducir una marcha más cuando el partido lo requiere.

El enésimo error individual que acaba costando un partido. El Betis, con lo que se ha dejado por el camino, ya no se puede permitir errores que cuesten puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios