Los cambios sí lo dotan de equilibrio

  • La épica remontada se consigue con jugadores específicos de banda · Con cuatro delanteros, sólo lo sostiene el corazón.

Comentarios 2

El tan demandado, por los entrenadores, equilibrio acabó por ser decisivo para que el Betis lograse la victoria. Los cambios de Mel, con las entradas de Ezequiel y Juanma, permitieron que el cuadro verdiblanco se dispusiera sobre el césped con jugadores específicos para su posición y no con ese dibujo asimétrico que se generaba con la presencia de cuatro delanteros sobre el campo, por más que Pozuelo y Jonathan Pereira partieran desde las bandas. Con ese orden y un Juanma convertido en sorprendente protagonista con las dos asistencias, el Betis remontó un partido en el que sólo el corazón que puso en cada acción lo mantuvo con vida durante muchos minutos.

Defensa

No engañó Mel cuando anunció que el Betis saldría presionando muy arriba, pero quizá equivocó la forma y no obtuvo rédito a ese tremendo desgaste que realizó el equipo para dificultar la salida de balón del Valencia. Con cuatro delanteros en el once, la zona central tenía demasiados metros por cubrir, aunque su rival no aprovechó esos espacios que se generaban a las espaldas de Beñat e Iriney. Todo lo contrario ocurrió con una jugada que ya es típica en los rivales que se miden al Betis, que buscan la zona que se genera entre central y lateral para desguarnecer la defensa bética, como ocurrió por la izquierda en varias ocasiones y como sería el punto de partida para el autogol de Dorado, aunque en esta ocasión el desequilibrio se generase por el costado diestro.

Ataque

No por acumular más delanteros un equipo posee más llegada y el Betis, con cuatro sobre el césped, apenas pisó área, salvo en acciones aisladas de Santa Cruz o Rubén Castro. Sin un canalizador del fútbol, al jugar Beñat demasiado retrasado, el equipo verdiblanco perdió elaboración y sólo las arrancadas de raza de Pozuelo llevaron el balón arriba.

Las entradas de Ezequiel y Juanma provocaron que el Betis encontrase el desborde por la banda y un esquema más ordenado, lo que resultó fundamental para conseguir el tan necesario triunfo.

virtudes

El sacrificio y la fe de cada componente del equipo para creer en la remontada en medio de una dinámica tan negativa. Y la conexión entre Juanma y Rubén Castro, artífices de la victoria.

talón de aquiles

Demasiados espacios sin ocupar al jugar con cuatro delanteros. Y, otra vez, la espalda de la zaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios