La cantera también aprieta en el agua

  • Alejandro Sánchez Pérez. Campeón de España infantil de 100 metros espalda y plata en los 200

Comentarios 2

Que la natación es un deporte en alza en nuestro país es un hecho más que demostrable. Atrás quedan los años en los que sólo el waterpolo masculino y la natación sincronizada eran los encargados de conseguir éxitos para España. En los últimos Europeos de Eindhoven el pasado marzo, nuestro país, con un palmarés más que mediocre en estas disciplinas, obtuvo los mejores resultados de su historia, pero si nos fijamos en las categorías inferiores observamos que los éxitos son aún superiores, y en el último Campeonato de España de Natación Júnior uno de los protagonistas de estos éxitos es sevillano y se llama Alejandro Sánchez Pérez.

Este joven, que en octubre cumplirá 13 años, consiguió la victoria a principios de mes en Mérida en el Campeonato de España infantil de los 100 metros espalda, con una espectacular marca de 1.07.05 y la medalla de plata en los 200 espalda, defendiendo los colores de la selección andaluza. "La mayor alegría es que todo el sacrificio se ve reflejado en estos resultados", apunta Alejandro, eufórico pero consciente del esfuerzo que supone despuntar en un deporte que exige tanto como la natación, con escasa tradición en nuestra ciudad y con unas rutinas de entrenamiento que no bajan de las tres horas diarias: "Los entrenamientos son de lunes a sábado, normalmente realizamos una primera hora física, en la que combinamos ejercicios de gimnasio con carreras o bicicleta, luego ya pasamos a la piscina, donde estamos un mínimo de dos horas, combinando series de distintas distancias con ejercicios específicos dentro del agua. Es una rutina bastante dura, pero que engancha lo suyo".

En el Club Natación Mairena no tardaron en darse cuenta del potencial de Alejandro. Este club realiza campañas por los colegios del Aljarafe para acercar a los chavales a la natación y con Alejandro no fallaron. "Hace 6 años ya despuntaba, nadaba más rápido que algunos que eran mayores que yo, y me veo capacitado para seguir así", afirma con orgullo.

Los últimos éxitos aún están frescos en su memoria, ya que en Mérida consiguió sus mejores marcas, aunque se muestra contrariado por la descalificación que sufrió en la prueba de los 200 estilos, la cual aún no se explica y que comenta su padre: "Es todo pundonor y constancia, su meta no va más allá de bajar marcas día a día, es muy ambicioso". Pese a su corta edad, puede presumir de haber conseguido la mejor marca infantil en los últimos 12 años en la especialidad de los 200 metros espalda el pasado diciembre con una marca de 2:37.26. Además de proclamarse campeón en esta modalidad obtuvo las medallas de plata en los 100 espalda y la de bronce en los 400 metros estilos.

Pero además de sus éxitos en la piscina, Alejandro se muestra especialmente orgulloso de sus resultados escolares, ya que al empezar el pasado curso y entrar en el instituto las dificultades a la hora de combinar natación y estudios iban a aumentar, pero Alejandro ha respondido consiguiendo una media de notable en el primer curso de la E.S.O.: "Si quiero seguir nadando tengo que aprobar en el colegio, por eso cuando llego a casa de clase, como y me pongo con los deberes, no me llama la atención ni el ordenador ni las consolas, me lo paso mejor en la piscina".

Con una madurez inusual para un chico de 12 años y un futuro más que halagüeño, Alejandro tiene clara cuál es su meta: quiere llegar a lo máximo y, aunque parezca algo muy lejano, para él, eso sería participar en unos Juegos Olímpicos. De hecho tiene marcada la fecha de 2016 aunque le escama el hecho de que puedan ser en Madrid y comenta con la ilusión del niño que aún es: "Ojalá que no; si voy a unos Juegos por lo menos que pueda viajar y conocer otro país" . Confianza no le faltará para alcanzar esta meta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios