Otro capítulo en un cuento interminable

  • El agente de Milisavljevic sale al paso de las críticas y excusa ahora su retraso diciendo el club le debe dinero del año pasado

Nada se sabía sobre el paradero de Milisavljevic y el motivo de no haberse incorporado a la pretemporada. Ni se sabe dónde está, ni se le espera en el Cajasol en una fecha exacta, pese a que sus todavía compañeros empezaron a trabajar el pasado lunes. El jugador, que llegó a mediados de la pasada campaña como una solución ante la falta de un director de juego efectivo, es hoy un quebradero de cabeza para los directivos hispalenses que dicen no saber nada de él ni el porqué de su retraso

Suena extraño y las palabras hay que tomarlas con las reservas propias de que quien habla es su representante, pero el dardo está lanzado y la pelota está en el tejado del Cajasol. Con todo, es difícil creer que nadie, con todos los que vinieron, haya tenido problemas y que la entidad hispalense, que no actúa así, trate de presionar a Milisavljevic de esta forma. Cosas de representantes.

El jugador, que sobre la cancha cumplió con su rol, liderando incluso al equipo en algún encuentro, no tenía cabida en el vestuario con Pedro Martínez ni ahora con Joan Plaza, pero el contrato de año y medio que su agente le sacó al ex director general cajista Oriol Humet dejaba poco margen de maniobra en la planificación. O el entrenador tragaba o el club lo echaba acordando una indemnización. Milisavljevic tenía la sartén por el mango, aunque la de momento injustificada ausencia para el Caja del balcánico, que debía incorporarse a principios de esta semana al grupo, cambia las cosas.

Raznatovic ya había rechazado antes varias ofertas de la entidad sevillana solicitando el cobro íntegro de la temporada que le resta. Pero la falta de Milisavljevic, tipificada como muy grave en el reglamento del club, podría dar un giro de 180 grados a la situación, independientemente de los motivos de su retraso. Y es que si Milisavljevic quería presionar para sacar una buena tajada, sólo tenía que haber llegado el lunes para empezar la pretemporada, entrenarse y trabajar como uno más. No fue así y ahora no debe tener la misma fuerza. No se entiende, por tanto, el movimiento del base, pero Raznotavic lo tiene claro: "El Cajasol no actúa de acuerdo con su reputación. Con ese estilo, con Branko sólo perderá dinero y prestigio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios