Cajasol

El cara a cara convence a Aíto

  • Ollero y Llaneza almorzaron con el técnico madrileño en Barcelona y dejaron apalabrado su fichaje a la espera de firmar para hacerlo oficial · Llegará por una temporara con opción a otra, como lo hiciese Plaza

Comentarios 1

 El Cajasol ya tiene entrenador. Aíto García Reneses dirigirá al conjunto sevillano la próxima temporada, después de que el madrileño se reuniese ayer, en Barcelona, con el presidente de la entidad hispalense, Juan Carlos Ollero, y el director deportivo del equipo, Juan Llaneza. Era la primera opción en la lista  y así se lo transmitieron ayer los dirigentes sevillanos a Aíto, que se decidió tras la reunión y conocer de primera mano los puntos del proyecto que le ofrece el club. 

Tras las conversaciones previas que ya habían mantenido ambas partes aún existían aspectos por cerrar, esos flecos que podrían dar al traste con la operación, pero el cara a cara fue definitivo. Todos acabaron encantados con las exposiciones y el técnico español más laureado volverá a las canchas, esta vez en Sevilla. En principio, el técnico, con quien el aspecto económico no fue nunca un problema, firmará con el Cajasol por una temporada con otra opcional. Sí lo era el deportivo, pero todo se resolvió satisfactoriamente. 

El Cajasol tenía prisa por firmar al que será su próximo entrenador y echó el resto, siempre dentro de sus posibilidades (reducidas presupuestariamente). No era Aíto el único candidato, pero sí el deseado, no sólo por lo que significa en el baloncesto nacional, sino también por la repercusión y el efecto que puede suponer su llegada a Sevilla tras las fusiones bancarias y los cambios de patrocinador (y dueño). Incluso desde antes de que se confirmase la marcha de Joan Plaza, fichado por el Zalgiris el día que se despedía de Sevilla, ya era una opción que se barajaba si al final el catalán no renovaba porque, tras algo más de un año en blanco, tiene ganas, y muchas, de volver a entrenar.

En España, no quedaban banquillos a los que poder optar, salvo el de Estudiantes, que también lo tanteó, y el de un Lucentum que tiene más probabilidades de no continuar en la ACB que de seguir. La terna se completaba con el Cajasol, y de los tres, lógicamente, es el más apetecible. El equipo ya cuenta con una base de cinco jugadores (Tepic, Bogdanovic, Triguero, Sastre y Satoransky), a los que podría unirse Guille Rubio, que llegó al Unicaja hace tres campañas cuando Aíto aún estaba al mando. El club negocia aún con los agentes del jugador y la llegada del preparador podría ser un empujón para la continuidad del catalán.

En los próximos días debe anunciarse la contratación del técnico, quien, en principio, como ya pasara con Plaza, llegará para la próxima temporada con  otra opcional.

Queda por resolver el futuro de Diego Ocampo, que estaba en la recámara y se mantenía como segunda opción en caso de que las conversaciones con Aíto no llegasen a buen término. El técnico, que se encuentra en Lituania preparando el inicio del Eurobásket sub 16 -arranca el jueves-, podría seguir como asistente tras haber ayudado ya en las labores técnicas a Pedro Martínez, primero, y a Plaza, después, en el Cajasol. Es la voluntad de la entidad hispalense es que el gallego siga desarrollando su carrera en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios