FC Barcelona Regal - Cajasol · la crónica

Las dos caras de la verdad (78-64)

  • El Cajasol, tras cinco buenos minutos, sucumbe en la segunda parte. Sin defensa, ganar es imposible.

Comentarios 4

Las dos caras de la verdad. Es el título de una película que protagonizan Richard Gere y Edward Norton. Un chico malo que se viste de bueno, a modo de sinopsis muy resumida, para salir indemne de un crimen y que refleja lo que es este Cajasol. Se viste de bueno unos minutos, pero al final sale a relucir su cara real, la de un conjunto que no da más de sí con lo que tiene y que termina sucumbiendo, ya sea contra un grande como el Barcelona o ante un rival directo por la salvación como el CB Canarias. 

Los pupilos de Aíto García Reneses siguen dando pequeños pasos en su progresión. Es cierto.Pero conformarse con eso en la jornada 10 es como resignarse ya a que el equipo luchará hasta el último encuentro por salvar la categoría, y eso gracias a que la competitividad de la clase media de la ACB tiene su continuidad también en la clase baja, por la que otros cuatro equipos deambulan en los que será una liga cerrada de cinco clubes: tres se salvan y dos se verán abocados al infierno de la LEB Oro o a esperar durante el verano que la crisis económica impida que ninguno ascienda. 

En el Palau Blaugrana hubo más de lo mismo. Un Cajasol luchador, con buenas dosis de baloncesto en la primera parte y que se esfuma del choque en la segunda por no reaccionar ante el primer contratiempo. Eso es lo que más le preocupa a un Aíto García Reneses que confía en recuperar la autoestima del grupo, primero, para después abordar la cuestión del juego. 

Pareció que había dado con la tecla, pero la reacción cajista sólo tuvo un efecto temporal. Después de un primer cuarto igualado, en el que Ingles y Bogdanovic llevaron el peso ofensivo con casi la mitad de los puntos de ambos conjuntos (cada uno anotó siete de los 15 puntos de su equipo), todo pudo cambiar en el segundo cuarto. En apenas un par de minutos el Barcelona dio el primer hachazo merced a dos triples de Navarro. En los primeros cinco minutos de este parcial los sevillanos sólo habían sumado gracias a un par de canastas de Bogdanovic, acumulando pérdidas y errores que elevaban el marcador a un peligroso 29-19 y la valoración a un significativo 33 a -1. 

Pero tras el enésimo error de Tepic en una penetración (el serbio, que se quedará en Sevilla, está ahora mucho más activo) los de Xavi Pascual sumaron su octava pérdida y Asbury culminó un contragolpe para iniciar la remontada. El Cajasol apretó atrás, subió su nivel de intensidad y logró en cinco minutos un parcial de 0-13 para meterse en el partido: 29-32 (25-29 en valoración). ¿Por qué no jugar siempre con esa concentración? 

Pues debe ser difícil hacerlo más de cinco minutos seguidos. Le ocurrió hace una semana contra el Madrid y le pasó de nuevo en el Palau. Después de hacer, en ambos casos, los mejores minutos de la temporada, el equipo se transforma. Se olvida de jugar como bloque, de defender y ayudar al compañero para emprender absurdas guerras individuales que no llevan a a nada. Bueno, sí, a la derrota. Y las críticas no son por el resultado, esperado en el pabellón azulgrana, sino por la forma, porque es difícil explicar por qué durante cinco minutos parece un equipo competitivo y en otros 20 un grupo de amigos. Lo de la plantilla más joven de la ACB ya no sirve como excusa transcurrido casi un tercio del campeonato. Alguien la confeccionó, por lo que hay culpables más allá de los niños

Tras un dos más uno de Dozier que ampliaba el parcial a 0-16 y otra canasta más suya (34-37), el Barcelona arrolló al cuadro andaluz con una simple medida. Meter balones a la pintura. Tomic y Lorbek encontraron barra libre ante el juego interior cajista y en poco más de tres minutos, anotando en los seis primeros ataques, el 11-2 devolvió al Barça la delantera (40-37). Aíto se vio venir el bajón e intentó atajarlo con un tiempo muerto. Agua. El parcial se extendió hasta el 19-2, momento en el que Satoransky por fin anotó. Aun así, pudo meterse en el encuentro. Pero acciones como un intento triple ridículo de Holland, que se fue al aro cuando había tiempo para generar una mejor jugada con 48-39 en el marcador, impidieron la reacción. 

El Cajasol dejó de defender y apostó por jugar a un intercambio de canastas del que pocas veces puede salir vencedor. Bogdanovic apareció al final del tercer periodo para dejar con cinco puntos (sumaba 19 en ese momento) la diferencia en 10 puntos a falta de los últimos 10 minutos. Un triple de Satoransky redujo más la diferencia (59-50). Aíto mandó defender con zona y el Barça contestó con dos triples, una penetración de Marcelinho y un contragolpe culminado por Rabaseda que elevaron la ventaja a 17 puntos (73-56). Se acabó el partido antes de tiempo, como tantas veces, y apareció Asbury para maquillar sus números mientras Bogdanovic, que estaba siendo el mejor, apenas dispuso en el cuarto decisivo de algo más de tres minutos. Al final, lo habitual: caras de resignación en los cajistas. ¿Serán las de la verdad?

 Ficha técnica:

78 - FC Barcelona Regal (15+14+26+23): Marcelinho Huertas (5), Rabaseda (2), Ingles (13), Lorbek (7), Tomic (13) -cinco inicial- Navarro (9), Mickeal (11), Sada (2), Jawai (8), Todorovic (-), Wallace (8) y Abrines (-).

64 - Cajasol (15+17+13+19): Satoransky (13), Tepic (10), Asbury (13), Dozier (7), Balvin (2) -cinco inicial-, Triguero (-), Burjanadze (-), Sastre (-), Bogdanovic (19) y Holland (-).

Árbitros: Juan Carlos García González, Carlos Peruga y Anna Cardús. Sin eliminados.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la décima jornada de la Liga disputado en el Palau Blaugrana de Barcelona ante 4.469 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios