fútbol Tercera División

Una carrera en blanquiazul

  • El entrenador Selu, tras una vida vinculada al Alcalá, disfruta al ver a su equipo en lo alto de la clasificación

Selu Durán, técnico del Alcalá, durante un partido esta temporada. Selu Durán, técnico del Alcalá, durante un partido esta temporada.

Selu Durán, técnico del Alcalá, durante un partido esta temporada. / m.g.

Selu dirige al Alcalá, el equipo de moda. Los panaderos sólo conocen la victoria en las tres jornadas disputadas hasta el momento en el Grupo X de Tercera División, un hecho que los mantiene líderes en solitario de la categoría y que supone el mejor arranque del equipo blanquiazul en una división nacional y un hecho que no se veía en el Ciudad de Alcalá desde hace casi tres décadas, cuando el equipo disputaba la Regional Preferente (1987-88).

Sin embargo, ir líderes a estas alturas de competición no supone más que una anécdota. Lo sabe bien Selu, que ha sabido cambiarle la cara a un equipo que en diciembre tomó en las últimas posiciones de la clasificación.

"Si me hubieran dicho en diciembre que pasaría del descenso al primer puesto, no me lo creería", asegura el técnico blanquiazul. "El objetivo que me marqué cuando llegué era el de salvar al equipo de mi pueblo lo había superado y me dije que hasta aquí habíamos llegado", explica.

La llamada se produjo en diciembre. El Alcalá tomó la determinación de prescindir de los servicios de Alonso Ramírez después de que el equipo blanquiazul no terminara de funcionar y cayera al descenso. La directiva optó entonces por encomendarse a Selu, quien llevaba dos años apartado del fútbol, para que salvara los designios de su equipo del alma. "Soy del Alcalá, aunque quiero que Betis y Sevilla ganen", esgrime.

Quizás por eso, esa llamada tocó la fibra del técnico, que no dudó en aceptar la propuesta. "Tras conseguir la salvación, mi familia y amigos querían que continuara entrenando. Mis abuelos vivían en Los Cercadillos, y he venido a ver al equipo desde pequeño. Me siento identificado con el equipo", explica, no sin repartir el mérito actual entre Batato, su segundo, Fran, preparador físico, Checo y toda la plantilla.

La de Selu podría decirse que es una vida pintada de blanquiazul. Desde pequeño disfrutaba con su equipo en las gradas del estadio alcalareño y después pudo disfrutar de la pasión desde el césped, defendiendo su escudo a finales del siglo pasado, antes de pasar por Coria o San Roque, entre otros. Al colgar las botas, cogió el cuaderno y comienza a dirigir a las categorías inferiores del club panadero, desde benjamines a juveniles, siempre ligados a la entidad blanquiazul. Tras conseguir ascender a Preferente con el juvenil, Selu decide apartarse de todo lo que tuviera que ver con el balompié. Hasta que una llamada lo hizo regresar para llevar a su equipo del alma, de momento, a disfrutar de las mieles del liderato.

"¿Cómo definiría a mi equipo? Con la veteranía de Ramón y la juventud de Pedro", entiende. Precisamente, este último es uno de los viejos conocidos del técnico, ya que ambos coincidieron en las categorías inferiores del Alcalá.

"Los cuatro primeros partidos son muy complicados. El año pasado nos salvamos con 42 puntos, que son muchos. Por eso debemos sumar y sumar", explica Selu. Y para ello, nada mejor que el Algeciras, uno de los gallitos de la categoría, para medir su fortaleza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios