sevilla f.c.

La casta del capitán no se desgasta

  • Javi Navarro explica las sensaciones de su particular batalla contra su lesión de rodilla y no pierde la esperanza de poder ayudar al equipo · El central ve normal que el crecimiento deportivo del Sevilla se haya frenado después de tantos éxitos

Comentarios 9

Pertenece a la plantilla y es el capitán, pero prácticamente ni se ha visto esta temporada a Javi Navarro, no ya sobre el césped sino ni siquiera en la ciudad deportiva. Su grave lesión de rodilla lo tiene en el dique seco prácticamente desde que acabó la final de la Copa del Rey que el Sevilla le ganó al Getafe en el Bernabéu, pero trabaja muy duro para luchar contra esos problemas con la idea de poder ayudar al equipo antes de que concluya la temporada. Se antoja complicado porque quedan sólo ocho partidos y el valenciano no sabe nada de fechas ni de plazos, pero la esperanza nunca se pierde. El capitán habló extensamente de sus sensaciones y también de lo que ha visto desde fuera respecto al equipo.

"Sigo con la rutina diaria, intentando salir poco a poco, con mejoría, pero lento y siguiendo las pautas que van marcando los doctores, pero todavía ni sé fechas ni sé plazos, ni absolutamente nada… lo único es trabajar y esperar que la rodilla vaya dando un poquito de cancha y se pueda ir avanzando", comentaba el bravo defensa tan echado de menos a lo largo del curso. "Ponemos todo de nuestra parte tanto Sergio, Santi (recuperadores) como yo… los tres un poco peleando porque pensamos que vamos a salir tarde o temprano, pero no sabemos cuándo. No es una lesión con la que hay unos plazos marcados, no es así. Hay que esperar, es una lesión muy caprichosa y depende de cómo responda la rodilla según van pasando las semanas. Hay días que das un paso atrás y otros que das dos pasos adelante. De esa forma vamos ganándole un poquito de terreno", añadía.

Javi Navarro espera que, como él, nadie pierda la paciencia. No se puede tirar la toalla en ningún momento. "Quien entienda un poquito lo que es un problema de cartílagos, sabe que es difícil. Sales, pero necesitas mucho tiempo. Hay que trabajar pero por esa parte no va a ser. Por el trabajo no me voy a poner un límite. ¿Desesperar? Te puedes desesperar, pero sería absurdo. Por suerte o por desgracia he pasado por algo parecido. He pasado por ahí y no he tirado la toalla nunca. Después de aquello he pasado ocho años que han sido muy bonitos", dice refiriéndose al calvario de dos años y pico que pasó en el Valencia, cuando tuvo que pasar hasta seis veces por el quirófano por una lesión parecida en la rodilla contraria. Pero este año le duele más al capitán por aquello de que se ha perdido la Champions y también porque el equipo ha tenido problemas, sobre todo atrás. "Puede que sí. He estado peleando muchos años para que el equipo estuviera ahí. He sido partícipe para que lo consiguiéramos y la parte más bonita que tiene el fútbol, que es poder disfrutar de las competiciones más altas, te la pierdes. Más cuando te gustaría ayudar en la medida de lo posible para que las cosas hubieran ido un poco mejor. Pero a veces siempre decimos que el que está fuera siempre sufre más que el que está dentro", puntualiza.

Pero una cosa tiene clara Javi Navarro: con su personalidad, nadie le va a quitar la idea de volver a jugar. El capitán se parte la cara con el que se atreva a decir que se va a tener que retirar. "Eso no me lo puede quitar nadie y el que me quiera hacer ver lo contrario tiene que luchar mucho para que yo diga que no voy a jugar más. Los médicos, Cugat… siempre me dicen que sí, que adelante y son muy positivos. Todos son optimistas porque hay que ser así. Es la única manera de salir. Y quien piense lo contrario está listo de papeles", espeta. El trabajo está siendo duro y tiene claro que es para algo: "A veces no te da tiempo a pensar demasiado. Los días normales desde primera hora de la mañana hasta las nueve de la noche estás pensando y estás trabajando en lo mismo, con gente evidentemente, pero sobre todo tú. Tú, tu cabeza, pensando en algo positivo siempre y tomándotelo como un trabajo al que hay que dedicarle más horas de lo normal".

El que ha sido durante muchos años la referencia en el vestuario debe ser una voz autorizada para analizar el momento deportivo del equipo. La temporada ha dado o está dando para mucho y hablar de ello es lógico. No obstante, Javi Navarro no se atreve a opinar sobre si estamos ante un fin de ciclo o no. "Quizá no sea yo el que deba entrar a valorar los problemas que el equipo ha tenido durante este año. Primero porque no he estado ahí. Sería muy fácil hablar habiendo estado fuera. Yo he estado cuando el equipo en alguna situación no ha ido bien tampoco y las críticas han sido muy parecidas. Ahora quizá se acentúa todo mucho más porque se van consiguiendo los objetivos, pero sigo pensando que el fútbol tiene estos altibajos y en esta ocasión lo único que podía hacer es intentar ayudar y que se repartieran las culpas un poco entre todos. Del equipo sólo puedo decir cosas positivas, que se saldrá de esta situación, que no se puede mirar sólo a la defensa y analizarlo un poquito todo. Es todo el conjunto".

Para terminar, se pone en el papel de defensor también de los fichajes que no han rendido. "Se han incorporado jugadores con mucha calidad y se ha ido moviendo gente que se ha tenido que recolocar. Todo eso, más lo caprichoso que es el fútbol a nivel de resultados... Entran la suerte y muchas cosas que no siempre te acompañan y quizá estamos pasando un poco por esa etapa, pero yo creo que el equipo es muy bueno. No nos olvidemos que el Sevilla ha seguido en los últimos años un camino ascendente y ahora estamos un poquito más paraditos. No hemos subido el siguiente escalón, pero desde que yo estoy aquí, siempre hemos subido. Ahora estamos en la cumbre y seguir creciendo sería una locura. Sería comprensible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios